Rocío Carrasco y Fidel Albiac, en plena crisis: deudas, números rojos y patrimonio embargado

Rocío Carrasco y Fidel Albiac saliendo de la obra de teatro Punto de partida, en homenaje a Rocío Jurado.
Rocío Carrasco y Fidel Albiac.
KLB / GTRES

No está siendo un buen final de década para Rocío Carrasco: en contraposición al despegue en televisión de su hija, Rocío Flores, como afamada tertuliana, y al cada vez mejor momento vital de su exmarido, Antonio David, con el que tanto litiga, ella y su pareja, Fidel Albiac, están en crisis.

Así lo asegura la revista Lecturas, que ha pormenorizado estos problemas crematísticos en casa de la hija de Rocío Jurado y son muy poco halagüeños de cara al futuro.

Anímicamente está mal, sobre todo porque su hija esté aireando por los platós de Telecinco las razones de su separación hace siete años, con especial hincapié en el tema de la herencia de La Más Grande, y el ex Guardia Civil asegurando en grandes entrevistas que hay pruebas suficiente de la "maldad" de Rocío Carrasco.

Pero sin lugar a dudas el tema de que estén en números rojos es lo que ahora mismo sobrevuelva continuamente su cabeza. La deuda de Fidel Albiac ahora mismo con el fisco asciende a 150.000 euros ni más ni menos, correspondiente a los ejercicios fiscales de 2015 y 2016

Pero la deuda actual de Rocío Carrasco es aún más excesiva: tiene pendiente de pago millón y medio de euros debido al impuesto de transmisiones patrimoniales generados al recibir la herencia de su madre.

Esto ha tenido una consecuencia no por esperable menos terrible para la pareja: han visto todo su patrimonio embargado. Algo que, casualmente, ya advirtió Antonio David, que acusó a Fidel de querer enriquecerse y ser el motivo por el que Rocío Carrasco se ha alejado de su propia familia.

De hecho, el empresario y abogado, de 46 años, es el propietario del chalet de lujo de 178 metros cuadrados en el que ambos viven desde que iniciasen su relación, hace 20 años, al ser accionista y administrador único de Yamaguchi Producciones SL. En estos veinte años no se le conoce otra actividad profesional más allá de administrar sus propiedades y el musical sobre Rocío Jurado que está preparando junto a su mujer.

No hay que olvidar que la vivienda, sita en la urbanización Valdelagua, cerca de San Agustín de Guadalix, en la Comunidad de Madrid, consta de una parcela de 2.006 metros cuadrados con piscina y garaje pero tiene una hipoteca hasta el año 2025 (y un valor de mercado de 1.200.000 euros).

Además, la misma sociedad posee un plaza de aparcamiento y un piso de 117 metros cuadrados en Sevilla, en el barrio de los Remedios, adquirido en 2007 y cuyo valor es de medio millón y su hipoteca hasta dentro de dos años.

Todo ello, amén de una vivienda que tiene desde 2003 de forma particular Albiac, también en Sevilla, de 121 metros cuadrados y con hipoteca hasta el 2033. Es decir, en total un patrimonio de 2 millones y algo más de euros que no puede utilizar al estar todo bloqueado por el embargo y prohibiciones precautorias.

Y es que los números rojos de Rocío Carrasco no permiten que ninguno de los dos dispongan de todo su patrimonio. Ahí entra en juego el acuerdo al que ha llegado con la Comunidad de Madrid (que le embargó preventinamente la finca El Administrador, en Chipiona, y que no ha conseguido vender).

Es esa finca, junto con otra en la misma localidad gaditana de donde era originaria su madre, las únicas propiedades a nombre de Rocío Carrasco, lo cual vuelve a generar la duda sobre la herencia de Rocío Jurado y cuánto dinero lleva gastado en su batalla judicial con Antonio David todos estos años.

Lo que en su momento pareció que iba a ser una de sus mayores fuentes de ingresos, el museo dedicado a Rocío Jurado a orillas del mar en Chipiona, lleva paralizado ocho años. Así que los 30.000 euros que exigía anualmente en concepto de derechos de imagen nunca han llegado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento