En torno a las 11.15 horas, Juan Carlos fue llamado por  la jefa de personal de la empresa. En un principio se pensó que en esta reunión se le comunicó el despido. Pero un portavoz de la empresa confirmó que la superior le llamó para «pedirle explicaciones por asuntos de su trabajo». Concretamente, por una queja en sus tareas laborales, según la empresa.

Gritos de auxilio

Justo cuando la reunión iba a acabar zarandeó a la jefa. Ante los gritos de auxilio, varios compañeros acudieron en su ayuda. En ese momento Juan Carlos sacó una navaja con la que empezó a agredir a sus compañeros.
Fruto de la agresión, un hombre, de 32 años, sufrió heridas en el costado izquierdo; otro, de 47, tuvo un corte en el antebrazo y un tercero recibió un navajazo en el hombro derecho. Dos mujeres y otro varón sufrieron contusiones causadas por puñetazos del agresor.

Aquello era una carnicería, la gente trataba de escapar, pero estaba todo lleno de sangre
Vigilante de seguridad que logró reducir al agresor


Dos vigilantes de seguridad del edificio en el que se encuentra la empresa redujeron al agresor, le quitaron la navaja y le colocaron unos grilletes.
Juan Carlos también resultó lesionado con un corte en la mano. Fue atendido por el Samur en el cuarto de baño de la empresa. A continuación fue detenido y trasladado a la comisaría de Fuencarral-El Pardo.
El agresor tenía el puesto de oficial de segunda de mantenimiento y llevaba varios años trabajando para la empresa TMI.