Depresión: primeras señales y cómo actuar ante ellas

  • No actuar ante los primeros signos de depresión pueden hacer que los síntomas sean más intensos y que se prolonguen más en el tiempo, incluso durante meses o años.
  • Hacer ejercicio, no quedarse en casa o practicar yoga son cosas que podemos hacer para combatir los primeros síntomas de la depresión.
Más de 1,5 millones de personas padecen depresión en España y la mitad están sin diagnosticar.
Más de 2,5 millones de personas padecen depresión en España y la mitad están sin diagnosticar.
Engin Akyurt / Pixabay

La depresión es una enfermedad mucho más extendida de lo que parece, pues afecta, según la OMS, nada menos que a 300 millones de personas, 2,5 de ellas en España, y muchas de ellas sin diagnosticar y, por tanto, sin un tratamiento adecuado. Actuar ante los primeros síntomas es muy importante para evitar caer en una depresión mayor y a que desagradables síntomas que provoca la depresión de prolonguen en el tiempo.

Primeros signos de la depresión

Para una persona que nunca ha padecido una depresión ni ha tenido a nadie cerca que la sufra puede ser difícil identificar si está empezando a padecer una depresión o es simplemente un estado de tristeza por el que todos nosotros pasamos varias veces en la vida, con o sin motivos aparentes. Y es que, experimentar tristeza, frustración o incluso sentir que nuestra vida no tiene sentido o que somos desgraciados puede llegar a ser algo normal siempre y cuando se trate de algo transitorio y no interfiera en nuestra vida diaria. Para hablar de depresión, o de riesgo de padecerla, debemos estar atentos a algunos de estos síntomas, que, según alerta la Sociedad Española de Psiquiatría, pueden padecer las personas con depresión:

  • Te sientes infeliz la mayor parte de tiempo, sobre todo durante un momento determinado del día.
  • No disfrutas con nada, ni siquiera con las cosas que más te gustan.
  • Te sientes nervioso y agitado, e incluso con ansiedad.
  • Estás muy irritable.
  • Sufres insomnio y tardas más de una hora en dormirte.
  • No tienes hambre y has perdido peso -o todo lo contrario-.
  • Te sientes inútil y has perdido la confianza en ti mismo.
  • Te cuesta tomar decisiones.
  • Te sientes cansado sin motivo.
  • Evitas a las personas y no te apetece salir de casa.
  • Lloras sin motivo aparente.
  • Tienes pensamientos suicidas.
  • Alguno de estos síntomas se acompaña de dolores físicos, como dolor de cabeza constante o dolores musculares en cuello, espalda…

La Sociedad Española de Psiquiatría asegura que, aunque no suelen aparecer todos estos síntomas, lo normal es que se presenten al menos cinco o seis en la mayoría de las personas deprimidas. Además, suelen ser síntomas que interfieren en nuestra vida diaria y nos impiden llevar una vida normal.

Si alguno de estos síntomas se prolongara durante semanas en vez de días o aumentara de una forma lenta, pero sin desaparecer, podríamos hablar de una depresión o de estar en riesgo de padecerla. Poner medios cuanto antes de que los síntomas interfieran en nuestra vida es de vital importancia para evitar caer en una depresión profunda que duraría meses e incluso años de no poner remedio.

Cosas que pueden ayudar

Si crees que puedes estar cayendo en una depresión o estás en riesgo de padecerla, lo más importante es que busques ayuda cuanto antes, primero en tu médico de atención primaria, que te indicará qué hacer, a través de pequeños gestos diarios y apoyándote en las personas más cercanas.

•Desahógate. Tanto si tu estado de tristeza está causado por algo concreto o no -una enfermedad, un divorcio, una pérdida, etc.- te ayudará mucho hablar de cómo te sientes con los más cercanos a ti. Repasar experiencias dolorosas con alguien querido e incluso llorar es parte de la forma natural que tiene la mente de curarse.

•Ve al psicólogo. La psicoterapia es muy útil en caso de depresiones leves y moderadas, pues ayuda a enfrentarnos a los pensamientos negativos, a conocernos a nosotros mismos, a afrontar ciertos problemas y a manejar la ansiedad y el estrés.

•Haz ejercicio. Mantenerse activo -sin agotarse- es esencial para alejar los pensamientos negativos. Además, está demostrado científicamente que el ejercicio físico, sobre todo al aire libre, es eficaz tanto para prevenir la depresión como para tratarla. Unas cinco horas de ejercicio aeróbico a la semana ayudan a regular los niveles de serotonina -cuyo déficit es común en la depresión- y estimula la liberación de endorfinas, la llamada ‘hormona de la felicidad’ por lo que incide en nuestro estado de ánimo. Además, puede ayudarnos a descansar mejor por la noche.

•Come bien. La tristeza y la ansiedad pueden llevarnos a la pérdida de apetito y de peso, algo contraproducente en caso de depresión y que puede acrecentar los síntomas. Aunque no tengas hambre, no dejes de comer, sobre todo frutas y verduras frescas.

•No bebas. Las personas que beben tienen un mayor riesgo de padecer depresión. Además, si bebemos estando deprimidos, corremos un mayor riesgo de convertirnos en adictos.

•Sal a la calle. La falta de luz solar incide de manera negativa en nuestro estado de ánimo. De hecho, existe lo que se conoce como trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión que aparece en otoño y se prolonga hasta el final del invierno debido a la falta de luz. Pasear a plena luz del día o, simplemente estar al aire libre ayudará a no tener ‘déficit lumínico’.

•Practica yoga o mindfulness. Estas disciplinas pueden ayudar a combatir los pensamientos negativos, a relajarnos, a combatir el estrés y la ansiedad, a vivir el momento presente y a regular los niveles de serotonina y dopamina.

•Toma hierba de San Juan o hipérico. Se trata de un remedio natural muy usado en países como Alemania que ha demostrado ser eficaz en caso de depresión leve. Se debe consultar al médico primero, pues puede interferir en algunos medicamentos.

No hacer nada, no es una opción, pues, aunque 4 de cada 5 personas puede salir de una depresión sin tomar medicación o acudir a psicoterapia, está será más duradera y profunda si no actuamos. De hecho, una de cada cinco depresiones persiste después de dos años. Además, si tienes un episodio de depresión, tienes un 50% de probabilidades de padecer otro en el futuro.

Sobre todo, no tengas miedo ni vergüenza de pedir ayuda. Estar deprimido o triste no te convierte en una persona débil o que no sabe afrontar los problemas. Si no sabes a quién acudir, el teléfono de la esperanza al Teléfono de la Esperanza (717 003 717) es una buena opción en caso de crisis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento