¿Los Reyes Magos vienen en patinete eléctrico o prefieren el hoverboard?

El patinete eléctrico da mayor autonomía y es más cómodo de conducir.
El patinete eléctrico da mayor autonomía y es más cómodo de conducir.
UNSPLASH

Los patinetes eléctricos son ya el pan nuestro de cada día. Es un regalo estrella desde hace un par de años y este 2019 hemos visto cómo las empresas de alquiler de estos Vehículos de Movilidad Personal (VMP) aparecían por todas las ciudades como setas en otoño.

Tal ha sido la fuerza con la que han irrumpido que, tras la insistencia de ayuntamientos, organismos gubernamentales y diversos colectivos ciudadanos, la Dirección General de Tráfico ha dictaminado una nueva instrucción provisional que les afecta directamente. Y, aunque pueden parecer un juguete, esta nueva normativa establece multas de hasta mil euros si no se utilizan correctamente.

Pero no solo los patinetes eléctricos están muy cotizados estos días de compras, sus primos los hoverboard también son uno de esos caprichos tecnológicos que suelen aparecer de forma bastante frecuente en la lista navideña de deseos.

Con multas o sin ellas, estos vehículos ecológicos son tan divertidos y demandados que hasta los curas abandonan la misa para darse un paseo en ellos.

Te contamos las diferencias entre unos y otros para que elijas tu regalo de los Reyes Magos.

Pero antes un apunte: en qué fijarse a la hora de comprar uno

Independientemente de si te decantas por uno o por otro, quizá lo más importante es que el producto cuente con el certificado de seguridad: UL-2272 (USA) o SGS (Europa). Otras especificaciones como el tiempo de carga, velocidad máxima, autonomía o peso son también muy relevantes y un factor diferencial.

Y recuerda también que, al fin y al cabo, estás adquiriendo un producto tecnológico, así que sería interesante que contases con garantía, por si algo se estropea o deja de funcionar como debería. Por ello te recomendamos que elijas modelos comercializados de forma oficial en España.

Patinete vs. Hoverboard
 
  

Patinete vs. Hoverboard

En primer lugar, físicamente, un patinete se diferencia de un hoverboard fundamentalmente en que cuenta con un manillar. Además, aunque ambos tienen dos ruedas, el patinete eléctrico tiene una delantera y otra trasera, mientras que el hoverboard tiene las dos situadas en paralelo. Esto parece algo evidente, pero no está de más ponernos en situación.

En segundo lugar, hablemos del uso: la triste realidad es que, en muchas ocasiones, adquirimos este tipo de productos que luego se quedan cogiendo polvo en un armario ropero u olvidados en un trastero. Los patinetes son más fáciles de conducir que los hoverboard, principalmente porque es más complicado mantener el equilibrio en estos últimos. Esto puede que favorezca que dejes aparcado el hoverboard después del primer día de jugar en el parque con él con tus hijos o con tus sobrinos.

En tercer lugar: ¿para qué quiero el vehículo? Desde luego si, como decíamos, lo quieres como un capricho para ‘hacer el indio’ con los peques de la casa, el hoverboard es sin duda muchísimo más divertido. Sin embargo, si lo vas a utilizar para trayectos largos, en la mayoría de los casos, quizá resulte más útil -y más cómodo- un patinete.

Y en cuarto y último lugar, conoce las claves de su conducción. En un patinete solo tienes que mover el manillar hacia la dirección que quieras ir y listo -pero ojo, poco a poco, sin movimientos bruscos-. En un hoverboard todo depende de tu cuerpo, debes inclinarte cuidadosamente hacía la dirección que quieras ir, manteniendo el equilibrio, ¡porque sino harás una visita al suelo!

Tres ventajas del patinete eléctrico: 
  • Dispone de una autonomía mucho más larga
  • Es muy cómodo a la hora de conducirlo
  • Es más rápido -de media, alcanza una velocidad de unos 27km/h-
Tres ventajas del hoverboard: 
  • Se carga muy rápido
  • Es muy fácil de transportar
  • Te proporcionará risas y vídeos para el recuerdo

 

Precio, autonomía y tiempo de carga

En resumen, te planteamos los tres aspectos fundamentales que seguro querrás saber a la hora de comprarte un VMP.

Precio: en general, los hoverboard suelen ser más económicos y pueden encontrarse por unos 200 euros; mientras que los patinetes eléctricos que merecen la pena no bajan de los 300 euros -pudiendo llegar hasta casi los mil euros en algunos casos-.

Tiempo de carga: los patinetes -según el modelo y la gama económica- pueden tardar en cargarse entre 2 y 8 horas; mientras que los hoverboards pueden cargarse totalmente en solo 2 o 3 horas. Si bien puedes seguir usando el patinete si se acaba la batería, solo tienes que impulsarte con el pie.

Autonomía: un hoverboard -de nuevo, según modelo y gama- puede aguantar unos 15km de recorrido con uno sola carga, mientras que con un patinete se podría llegar a recorrer hasta 30km.

Y si no te decides, siempre puedes elegir un Segway como estos Reyes Magos modernos de la versión millennial del Belén:

Un belén 'millennial'.
 
 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento