Cuatro subsaharianos han sido detenidos por su presunta participación en los enfrentamientos contra la Policía ocurridos en la madrugada de este domingo en Roquetas de Mar (Almería) tras la muerte de un senegalés, que responde a las iniciales O. K., según las investigaciones se trataría de un ajuste de ventas, en los que tres agentes de la Guardia Civil han resultado heridos.

El cuerpo sin vida del senegalés de 28 años fue encontrado en la calle Pedro Salinas

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Almería han informado que el presunto autor de la muerte del hombre por heridas de arma blanca, del que no ha trascendido por el momento la identidad, parece ser un varón de etnia gitana que se encuentra en paradero desconocido.

El cuerpo sin vida del senegalés de 28 años fue encontrado en la calle Pedro Salinas del barrio de las 200 Viviendas de Roquetas de Mar sobre las 23.30 horas de este sábado, momento en el que se iniciaron los incidentes que se han saldado por el momento con los tres arrestos y que no han sido sofocados hasta las cinco de la madrugada.

En las inmediaciones del lugar del suceso los compatriotas de O.K., que vivía desde hace al menos tres años en España con su mujer y sus dos hijas, han contado a los periodistas que el ahora fallecido, empleado del campo, solo intervino en el enfrentamiento entre otras personas para apaciguar los ánimos, y que entonces él fue agredido.

A la llegada al lugar de la Policía Local tras el hallazgo del cadáver, los agentes observaron a un amplio grupo de subsaharianos quemando dos vehículos particulares, así como contenedores, y cortando el acceso a algunas calles aledañas al lugar en el que fue encontrado el fallecido.

Barricadas

Ante estos hechos, nuevas dotaciones y la Guardia Civil se dirigieron al lugar donde, mientras se procedía al levantamiento del cadáver sobre las 2.00 horas, el grupo de subsaharianos colocó barricadas y comenzó a lanzar piedras y botellas contra las fuerzas del orden, resultando herido en una pierna, aunque de levedad, un agente del instituto armado.

Seis vehículos oficiales resultaron dañados a consecuencia de estos enfrentamientos, durante los que fueron incendiadas dos viviendas pertenecientes, según las primeras investigaciones, a familiares del presunto autor del apuñalamiento. Las llamas en los dos domicilios fueron sofocadas sin que se registraran daños personales a consecuencia del fuego.