Al menos treinta personas murieron, entre ellas varios niños, en las inundaciones registradas debido al paso del huracán "Ike" en la localidad haitiana de Cabaret, 24 kilómetros al norte de Puerto Príncipe, informaron fuentes oficiales.

La directora de Protección Civil, Alta Jean Baptiste, informó de que el huracán también dejó quince heridos y considerables daños en las viviendas de esa localidad, adonde se han desplazado equipos de Protección Civil, Bomberos procedentes de Martinica, efectivos de la Cruz Roja y unidades de la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití (MINUSTAH)

El ojo del huracán "Ike" abandonó la isla de Gran Inagua, en el sureste de las Bahamas, provocando grandes daños y se prepara para embestir a Cuba está muy cerca de alcanzar Cuba este domingo como un ciclón con un potencial devastador.

Hay que atenuar en lo posible el impacto de este poderoso y peligroso fenómeno natural

Según informa el Centro Nacional de Huracanes de EE UU (CNH), el Ike arrastra vientos de 215 kilómetros por hora, se mueve a 24 kilómetros por hora y se espera que pueda aumentar algo más su intensidad antes de llegar a la parte oriental de Cuba.

El CNH destacó que el Ike puede ser devastador en Cuba, ya que prácticamente barrerá la isla de oriente a occidente durante más de 24 horas. Ante la gravedad del peligro, el gobierno cubano ha calificado de "poderoso" y "peligrosísimo" al huracán, ya que puede afectar a prácticamente toda la isla de 12,2 millones de habitantes.

En un comunicado leído en la televisión estatal, las autoridades pidieron a los cubanos tomar "las medidas indispensables con organización, disciplina, racionalidad y previsión para evitar la pérdida de vidas humanas y atenuar en lo posible el impacto de este poderoso y peligroso fenómeno natural". De momento, más de 224.000 habitantes y turistas extranjeros de este de la isla han sido evacuados.

Los meteorólogos reiteraron que los residentes de las Bahamas, República Dominicana, Cuba y el sur de Florida, incluido los cayos, deben vigilar muy de cerca el desarrollo de este peligroso huracán. El CNH pronostica que al entrar en Cuba, Ike perderá intensidad y volvería a fortalecerse en aguas del Golfo de México. La actual trayectoria lo aleja algo del sur de Florida, pero afectará a los cayos de este estado donde se ha iniciado la evacuación de los turistas tras declararse el estado de emergencia.

Pese a la situación en Cuba, el Gobierno de Raúl Castro ha rechazado el ofrecimiento de Estados Unidos de enviar a la isla un grupo de evaluación humanitaria tras el paso del huracán Gustav y respondió a Washington que si quiere ayudar permita la venta a Cuba de "materiales indispensables".

Hanna llega Estados Unidos

Mientras tanto, la tormenta tropical Hanna, que tocó tierra este sábado en las playas del límite entre los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, avanza rápidamente a 48 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 83 kilómetros por hora y atravesará todos los estados del noreste antes de llegar a Canadá este domingo por la noche.

Se mueve hacia el noroeste y los expertos vaticinan que perderá sus características tropicales después de producir fuertes lluvias en toda la costa este de Estados Unidos. Entre sus efecto, la tormenta provocó en Washington inundaciones que cortaron varios accesos a la ciudad y causaron un accidente mortal en Prince William (Virginia).