Dos chicas denuncian que fueron agredidas por un hombre que se masturbaba delante de ellas

El individuo las abordó en el barrio de la Teixonera de Barcelona y las quiso retener.
Patrulla de los Mossos d'Esquadra en Barcelona (archivo)
Patrulla de los Mossos d'Esquadra en Barcelona (archivo)
@MOSSOS - Archivo

Dos chicas han denunciado que un hombre se masturbó delante de ellas y las agredió para intentar retenerlas en el barrio de la Teixonera de Barcelona, en el distrito de Horta-Guinardó. Los hechos sucedieron alrededor de las siete de la mañana del pasado domingo cerca de la parada de metro de la línea 5 de El Coll-la Teixonera.

Las chicas estaban sentadas en un portal cuando un chico se acercó para pedirles fuego. Las chicas le dijeron que no tenían y el hombre se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse ante ellas.

Las jóvenes se levantaron para irse pero el agresor cogió por el brazo a una de ellas para acercarla a él. La chica le empujó pero él le dio un puñetazo en la cara. Acto seguido se dirigió a la otra joven a la que también golpeó en la cara mientras les gritaba "por zorras" a ambas.

Finalmente, según la versión de las víctimas, las dos chicas pudieron huir corriendo y llegar a casa. Fueron al hospital para que se les realizara un informe médico y se dirigieron a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Horta-Guinardó, en la calle Marina. No obstante, allí no las pudieron atender, ya que solo había un agente con formación para atender este tipo de casos y delante de ellas había 11 personas más esperando para presentar denuncia. Finalmente han interpuesto la denuncia este lunes por la mañana.

El caso lo ha hecho público en Twitter el Comitè Feminista i Antifeixista de Horta-Guinardó. En un comunicado, la entidad ha lamentado el caso, lo ha vinculado al auge de la extrema derecha y se ha quejado de la "falta de recursos" para atender a las víctimas de agresiones sexuales, lo que provoca la revictimización de las mujeres. "Vemos cómo cada día centenares de agentes pueden movilizarse y actuar en las calles para reprimir con violencia y brutalidad", y en cambio constatan que "no hay suficientes personas para atender situaciones de urgencia cuando las mujeres que acaban de sufrir una agresión sexual, todavía invadidas por el pánico y la rabia, tienen valentía y fuerza para ir a denunciarlo; es lamentable".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento