Ion Fiz
El diseñador guipuzcoano reside en Bilbao desde los 18 años. RB

¿Cuál es su primer recuerdo de Bilbao?

Recuerdo  cuando venía de pequeño un Bilbao gris, de aspecto desolador, pero con encanto.

¿La mejor banda sonora para pasear por la ciudad?

Quizá algo de Sigur Ros, un grupo que me gusta mucho, o Bjork, porque es también una ciudad de contrastes. .

Cuando cierra los ojos y piensa en Bilbao ve...

La ría y una ciudad que se mueve, donde abunda la tecnología y la cercanía al ciudadano.

¿Qué estación le sienta bien a Bilbao?

Me gustan la primavera y el verano, porque la época de lluvias se me hace más larga.

¿A qué huele Bilbao?

A un vino fresquito, un Rueda o un txakoli.

¿A qué sabe?

A dos cosas: a chuletón y a un buen pescado. Sabe a puerto.

¿Las mejores vistas de Bilbao?

Desde Artxanda son espectaculares, las que más me gustan.

Ama Bilbao...

Por su naturalidad y por lo fácil que es de llevar.

Pero detesta...

Que se me ha hecho un poco repetitiva. Ir siempre a los mismos sitios y ver a la misma gente.

¿Su último viaje en metro?

Hace poco, para ir a la estación de autobuses. Lo cojo a menudo y, además, me gusta mucho.

¿Qué edificio no se cansa de admirar?

El Arriaga, o el Guggenheim.

¿Una película sobre Bilbao?  

Acción Mutante, de Alex de la Iglesia.

¿Y un libro?

No sabría decir uno en concreto...

¿Cómo es el bilbaíno? 

Es campechano y fanfarrón. Es decir, presume mucho, pero de forma natural.

Cuando está fuera, ¿qué es lo que más echa de menos?

Los paseos por la ría, por el muelle de Uribitarte; lo cerca que está todo; pero, sobre todo, la gastronomía, los pintxos.

¿Dónde le gustaría que esparcieran sus cenizas?

Creo que la mitad se quedarían en Bilbao y la otra mitad en Galicia, de donde es buena parate de mi familia.