La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha matizado el anuncio del ministro de Trabajo de limitar los contratos a inmigrantes en origen a causa del
aumento del número de parados en España.

De la Vega ha asegurado que "habrá contrataciones en origen, pero las que se necesiten" en función del mercado laboral. Corbacho aseguró que en 2009 se limitará la contratación de extranjeros en su país de origen a los convenios internacionales firmados por España o a contratos de especialización y apuntó que la cifra de contratos "se aproximará al punto cero".

Si el jueves eran las asociaciones de inmigrantes las que criticaban el anuncio de Trabajo por considerar que fomentaría la inmigración ilegal, este viernes ha estado muy duro con Corbacho el coordinador de IU. Gaspar Llamazares ha acusado al ministro de hacer propaganda de la xenofobia.