Errores habituales al alimentar a nuestros perros y gatos

Perro al lado del pienso
Una alimentación inadecuada puede hacer que nuestras mascotas sufran sobrepeso.
GTRESONLINE

¿Cuántas comidas al día debo darle a mi mascota? ¿Qué cantidad de calorías debe consumir? Es importante tener claras las respuestas a estas preguntas, puesto que una alimentación inadecuada, en la que haya un descontrol y una ingesta calórica mayor de la necesaria, puede provocar obesidad, tal y como señala la Asociación para la Prevención de la Obesidad en las Mascotas (APOP).

Sin embargo, también es conveniente prestar atención a los posibles errores que podemos cometer en el momento de alimentar a nuestras mascotas, ya que es imprescindible que tengamos en cuenta ciertos factores

Darle comida de humano

Es común que tanto los perros como los gatos pidan comida. En algunas ocasiones, puede que les hayamos dado un trozo de pan, de queso o de chocolate. No obstante, esto es algo que se debe evitar desde un principio para que no se convierta en un hábito.

Muchos alimentos que podemos darles son grasos y el hecho de que nuestras mascotas picoteen cuando no es su hora de comer puede hacer que ganen peso. La APOP afirma que "Casi el 60% de los gatos y el 54% de los perros  [...] están en riesgo de sufrir trastornos relacionados con el peso". Por lo tanto, podemos empezar por eliminar este primer error.

No elegir el pienso adecuado

Un gato o perro esterilizado no puede comer el mismo pienso que antes de haberlo sometido a este procedimiento. La razón está en que esta intervención va a provocar una serie de cambios en las hormonas que hará que tenga más apetito y que reduzca su actividad física.

Asimismo, también es conveniente que tengamos en cuenta la raza y el tamaño de nuestra mascota. Los perros más grandes, por ejemplo, necesitarán un alimento más calórico que les proporcione mayor energía, todo lo contrario a los pequeños. La APOP nos deja unas referencias en su página web para que podamos tener esto mucho más claro.

La edad también es un factor que no deberíamos pasar por alto. De hecho, hay piensos destinados a mascotas jóvenes, adultas o sénior. Los elementos nutricionales serán diferentes para satisfacer las demandas que tiene nuestro perro o gato en la etapa de la vida en la que se encuentra.

Siempre tienen comida disponible

Tener unos horarios de comida es importante y, una vez se cumplan, no debe haber ningún tipo de alimento a disposición de nuestras mascotas. Por eso, debemos evitar mantener el recipiente del pienso siempre lleno.

De esta forma, podremos controlar de manera exacta cuánto alimento está recibiendo nuestro perro o gato. Si le dejamos pienso a su disposición para que coma cuando le apetezca, es muy posible que supere la cantidad de calorías que necesita.

En el caso de que nuestra mascota demande más comida, habrá que ver si esto es debido a que realiza una gran actividad física. Para salir de dudas, la APOP recomienda siempre comentárselo al veterinario y seguir sus indicaciones.

No hay un equilibrio entre la alimentación procesada y la natural

Aunque los gatos son más reacios a los cambios en la alimentación, si nos lo permiten, es beneficioso combinar la alimentación procesada (pienso y comida húmeda) con la natural

El médico veterinario experto en nutrición canina, Carlos Alberto Gutiérrez, aconseja incluir pollo y ternera porque es proteína de gran calidad. Asimismo, el pescado también es muy beneficioso, y el arroz. No nos podemos olvidar de las verduras. Sin embargo, Gutiérrez recomienda que para los perros estas se mezclen con el pollo, por ejemplo, ya que solas puede que no se las coman.

En todo momento, es conveniente medir bien las raciones y no superar los límites calóricos. Si no sabemos cómo hacer esto, la APOP pone a nuestra disposición unas tablas en las que podremos ver las necesidades calóricas de nuestros perros y gatos.

Cuidado con las recompensas

Los snacks son un premio que siempre es bien recibido. Sin embargo, no es conveniente abusar de ellas, ya que no contienen los suficientes nutrientes para suplir las necesidades de nuestro perro o gato. Además, nuestras mascotas pueden terminar rechazando el alimento habitual.

Tampoco se debe sustituir una comida por las recompensas. Esto solo favorecerá a que si este hábito se mantiene en el tiempo nuestras mascotas terminen sufriendo obesidad.

Estos son algunos de los errores más frecuentes que podemos cometer con nuestras mascotas y que pueden hacer que terminen sufriendo obesidad. Un problema que reduce su esperanza de vida debido a que puede provocar, como señala la APOP,  "diabetes, artritis, presión arterial alta, enfermedad renal, cáncer y más". Por lo tanto, es necesario que alimentemos a nuestros perros y gatos con responsabilidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento