Cheops, el rastreador de exoplanetas con 'corazón' español... ya está en órbita

La ESA lanza el satélite Cheops
La ESA lanza el satélite Cheops
EFE/EPA/JM GUILLON

Eran exactamente las 12.19 horas del miércoles 18 de diciembre, cuando se escuchó el primer suspiro en Torrejón; el satélite acababa de entrar en

órbita. Aunque lo más difícil ya estaba hecho, el alivio definitivo tardó en llegar cuarenta minutos más. Fue entonces cuando Cheops –el primer satélite de exploración de exoplanetas creado por la Agencia Espacial Europea (ESA)

mandó la primera prueba de que estaba vivo y a punto para trabajar. Llegar hasta este punto le ha llevado a la ESA seis años de trabajo y un microinfarto de última hora: el martes había que abortar el lanzamiento por un fallo en el

software del cohete Soyuz.

La misión

El propósito de la misión Cheops –acrónimo en inglés de "satélite de caracterización de exoplanetas"– a priori es tan poco sugerente para los legos en ciencia como su nombre, que recuerda al del faraón Keops, quien descansaba en la pirámide de Guiza. Su objetivo, explica la ESA, no es otro que "observar estrellas que se sabe que albergan planetas, con una precisión sin precedentes para caracterizar la población" de los mismos. Para ello utilizará una técnica denominada "fotometría de tránsito ultraprecisa", con la que podrá "investigar la estructura de exoplanetas más grandes que la Tierra y más pequeños que Neptuno". 

A diferencia de proyectos tan célebres como Kepler oTESS, de la NASA, Cheops no es "una máquina de descubrimiento", sino más bien, sostiene la ESA, una misión de seguimiento centrada en sistemas que ya han sido descubiertos. En otras palabras, donde otros ya han puesto el dedo, Cheops irá más lejos. "La misión puede estimar los tamaños de estos planetas con una precisión mucho mayor, mejorando nuestros conocimientos sobre su densidad y permitiendo a los científicos refinar los modelos de formación y evolución de los planetas".

'Corazón' español

El satélite ha sido construido y ensamblado por Airbus Defence and Space en sus instalaciones de Madrid-Barajas, desde donde fue transportado a la Guayana

Francesa para su lanzamiento. Este proceso finalizó el pasado 29 de marzo y en él participaron un total de 24 empresas de once países europeos diferentes, siete de ellas españolas, cuenta Airbus

Además, el centro de operaciones de la misión está repartido entre dos localidades madrileñas. El principal se encuentra en las instalaciones del Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA) en Torrejónde Ardoz, mientras que desde la Estación de Seguimiento de Satélites de Villafranca del Castillo, en Villanueva de la Cañada (Madrid), se llevarán

a cabo tareas de refuerzo. 

Primer paso de Europa

Este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración de varios Estados miembros de la ESA –concretamente Austria, Bélgica, Francia, Alemania,

Hungría, Italia, Portugal, España, Suecia, el Reino Unido y Suiza– con un pormenorizado reparto de funciones. Cheops no es más que el primer paso de la ambiciosa estrategia de exploración de exoplanetas de la ESA, que planea poner en órbita otros dos satélites más –Plato y Ariel– a finales de la década de

2020. De hecho, se trata de una misión de bajo coste, dado que su presupuesto no supera los 50 millones y se ha desarrollado en solo seis años.

Exoplanetas

Los exoplanetas son todos aquellos planetas situados más allá del sistema solar. La investigación en este campo aún se encuentra en estadios tempranos. No en vano, la existencia del primer planeta confirmado fuera de la órbita de nuestra estrella fue descrita hace tan solo 33 años.

"Después de dos décadas de descubrimientos de planetas, con Cheops entramos en la era de la ‘exoplanetología'", sostiene Didier Queloz, jefe de Ciencia de la misión en la Universidad de Génova (Suiza). La información que envíe este satélite permitirá al equipo científico coordinado desde Suiza realizar mediciones mucho más precisas del tamaño de estos planetas, obtener datos interesantes sobre sus

atmósferas –como la presencia de nubes– o detectar la presencia de lunas y anillos. También, y aunque no es su función principal, Cheops tiene un potencial de descubrimiento de otros planetas significativo. El 15% del programa estará dedicado a ello. 

Los datos que recoja este satélite podrían arrojar más luz sobre una cuestión que trae de cabeza a los astrónomos desde hace años: cómo llegaron los planetas que conocemos a ser lo que son. Otro interrogante, quizá más  perturbador, queda en el horizonte: ¿Hay vida más allá de la Tierra?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento