Preocupación en Japón por el estado de salud de la Emperatriz Michiko tras su operación de cáncer de mama

  • miA la esposa de Akihito se le extirpó un tumor en el pecho izquierdo hace tres meses.
Michiko
La Emperatriz Michiko.
KORPA

En un país tan apegado a las tradiciones como Japón, la institución monárquica está viviendo uno de sus momentos más difíciles de los últimos años. Y es que en el país nipón tienen cada vez una más que creciente preocupación por el estado de salud de la Emperatriz Michiko.

La enfermedad que ha padecido la esposa del Emperador Akihito ha mantenido en vilo a la nación, que ahora puede ver cómo el cáncer de mama que viene arrastrando y por el que fue operada hace tan solo tres meses está causando estragos en Michiko.

Las últimas apariciones públicas no han ayudado en nada a disipar la congoja generalizada y, tras verla mucho más delgada y macilenta, el País del Sol Naciente se va haciendo a la idea de que el cáncer de la monarca, de 85 años, está mermando sus fuerzas.

Es cierto que desde la casa imperial, su equipo de prensa insiste en que su palidez y ese estado permanentemente demacrado, escuálido y mustio se debe al estrés de los últimos meses, pero su pérdida de peso y su desmejora física (que se retraen hasta la pasada primavera) hacen que Japón tenga el corazón en un puño.

El gabinete se ha reafirmado en varias ocasiones en que estos nervios vendrían producidos por la exposición continua tras la abdicación de su marido Akihito en favor de la entronización de su hijo, Naruhito, pero ya son varias las voces que creen que es una cortina de humo, pues lo verdaderamente provocador de estos males ha sido el tumor que se le encontró en el pecho izquierdo.

Amén de que esta no ha sido la única operación de la emperatriz Michiko, pues ya se le detectó una anomalía en una válvula cardíaca y un ritmo de palpitaciones irregular, así como fue operada de cataratas en ambos ojos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento