Sánchez y Calvo arropan a Iceta en plena tormenta socialista por la negociación con ERC

Combo de fotos de Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Javier Lambán
Combo de fotos de Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Javier Lambán
EFE

Aguas turbulentas en el PSOE. La vigente negociación entre los socialistas y los independentistas de ERC para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno está levantando ampollas y puntos de disensión entre importantes figuras del partido. Uno de los más críticos es el presidente aragonés, Javier Lambán, mientras que por parte del PSC, su líder Miquel Iceta ha mostrado abiertamente tesis que no gustan a algunos barones del partido, como que Cataluña es una nación. Mientras, la cúpula del partido, representada por el propio Pedro Sánchez y la vicepresidenta Carmen Calvo, ha arropado a Iceta.

El presidente del Gobierno en funciones ha felicitado este mismo sábado a Miquel Iceta por su reelección, por unanimidad, como primer secretario del PSC y ha asegurado que seguirán trabajando por Cataluña y por España "desde el diálogo, el respeto y la política para resolver los problemas de la ciudadanía".

"Enhorabuena Miquel Iceta por tu reelección como primer secretario del PSC. Seguiremos trabajando por Cataluña y por España, desde el diálogo, el respeto y la política, para resolver los problemas de la ciudadanía. Moltes felicitats, Miquel", ha escrito Sánchez en su cuenta de Twitter.

Este sábado, el recién reelegido primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha agradecido a la militancia su ratificación en el cargo y ha comenzado el nuevo mandato al frente del partido con un discurso que ha pivotado sobre dos ideas: "recoser el país" y hacerlo desde la Presidencia de la Generalitat, si consigue ganar las elecciones catalanas; un objetivo que los socialistas ven al alcance.

Iceta, ha reivindicado el reconocimiento de Cataluña como "nación", como un "sujeto político no independiente" al que se le tiene que respetar su autogobierno "sin interferencias indebidas del Estado" y que necesita una mejor financiación para acceder a más recursos.

"¿Qué queremos? Un autogobierno más sólido, una mejor financiación, un mejor reconocimiento", ha resumido.

Para Carmen Calvo, es un honor

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado que para el PSOE es un "honor" ser quien da "los pasos" para encauzar el conflicto catalán, que ha defendido que solo se resolverá con diálogo y razonabilidad, pero ha dicho a ERC que "nadie es más valiente por saltarse las normas".

"Nuestros adversarios piensan que cargamos con una carga grande. Yo lo pienso al revés: tenemos un honor inmenso de ser nosotros los que demos los pasos que nos lleven a una situación, razonable, posible, democrática y legal que dé salida a problemas que se acumulan y que se han acumulado en Cataluña", ha dicho durante su intervención en el XIV congreso del PSC.

Calvo, que ha tomado la palabra antes de que los socialistas catalanes ratificaran por unanimidad el liderazgo de Miquel Iceta, ha sostenido que la solución al conflicto se articulará con "realismo y responsabilidad", y ha reivindicado que lo más "revolucionario" es "producir normas democráticamente y cumplirlas".

En democracia estamos obligados a hablar. Es que lo contrario no es la democracia

"Nadie es más valiente por saltarse las normas", ha advertido la vicepresidenta en funciones.

Se ha mostrado convencida de que las soluciones relativas al "orden territorial" vendrán de la mano de los socialistas y no de la derecha, que les ha "dejado solos con la responsabilidad", ha comentado.

"¿A quién le extraña que dialoguemos? Se lo tiene que mirar. Dialogando, en el marco en el que los parámetros políticos y jurídicos de la democracia nos obligan. En democracia estamos obligados a hablar. Es que lo contrario no es la democracia", ha exclamado.

Y ha deplorado que, "a la derecha que tanto le duele y le importa España", no haya movido "ni un dedo por España desde las elecciones de abril a aquí". 

Las críticas de los barones

Mientras, barones del partido siguen mostrando su descontento con el cariz que están tomando las negociaciones y con las posturas de Iceta desde Barcelona. Uno de los más combativos es el presidente aragonés, Javier Lambán, que este sábado, en un acto celebrado en Uncastillo, Zaragoza, ha mostrado sin decirlo su disconformidad con la negociación con Esquerra: "Todo el mundo sabe cuál es mi opinión y además está muy compartida dentro del PSOE", dijo.

Lambán hizo un llamamiento, además, a PP y Ciudadanos: "Estos dos partidos tienen la oportunidad de que en la próxima gobernabilidad de España el independentismo sea irrelevante".

Ya este sábado, Lambán interpeló directamente a su compañero Iceta cuando dijo que "el supremacismo, por desgracia, está haciendo estragos en Cataluña. Yo creía que negarnos el derecho a opinar a los demás era algo propio de los independentistas catalanes, exclusivamente suyo".

Otro barón socialista, el presidente manchego Emiliano García-Page, tiró de metáforas para mostrar su postura sobre la negociación con ERC: "Yo para Reyes lo que no quiero, como no creo que quiera ningún español y española es vaselina. Queremos tener unos buenos Reyes, un buen 2020 y tener la conciencia tranquila".

Yo para Reyes lo que no quiero es vaselina

El lunes, el propio Page mandó un mensaje con destino Barcelona: el de que no iba a tolerar, "bajo ningún concepto", que detrás de las palabras, "y menos aún de una tan hermosa como nación", se escondan "privilegios o más derechos".

También dijo que le gustaría que Iceta le defendiera "ante tanto insulto y ataque" que recibe por defender la igualdad y la unidad de España. "Cuando a Iceta le quitan la posibilidad de ser presidente del Senado, entonces sí vale decir que España no puede depender de los independentistas", subrayó el presidente castellano-manchego, que añadió: "Yo digo lo mismo que hace tres semanas y que hace tres años y probablemente lo seguiré diciendo los próximos treinta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento