Así es Silvia, la hermana menor (pero mayor consejera) de Andrés Velencoso que rige el restaurante familiar

  • Aunque casi una década más pequeña que él, la edad no ha sido un impedimento para que Silvia haya sido la mano derecha del modelo.
Andrés Velencoso y su hermana, Silvia, en el restaurante familiar.
Andrés Velencoso y su hermana, Silvia, en el restaurante familiar.
Instagram Andrés Velencoso

A estas alturas ya nadie duda que la vida de Andrés Velencoso ya lleva, a sus 41 años, en un largo y estupendo momento dulce. Y su relación todavía sin confirmar pero no secreta con Lara Álvarez tiene mucho que ver con ello. Pero también, y mucho, Silvia, su hermana.

Aunque casi una década más pequeña que él (tiene 32 años), la edad no ha sido un impedimento para que Silvia haya sido la mano derecha del modelo, al que, junto a su otra hermana, Sonia, llaman cariñosamente 'tete'.

Los tres pasaron una de las etapas más duras de su vida, si no la que más, en 2002, cuando fallecía con solo 46 años su madre, Lucía, una andaluza que emigró a Girona cuando tenía 14 años y cuyo nombre ha quedado para siempre en el corazón de su hijo (Andrés lo tiene tatuado en el lado izquierdo del pecho).

Su padre, también llamado Andrés, ya había montado 1998 Casa Andrés tras un primer bar  -en Tossa del Mar- del que fue dueño cuando llegó desde Cuenca hacía unos años y que se hizo célebre porque siempre sonaban canciones de Julio Iglesias. El antiguo restaurante familiar fue en el que Andresito, como llamaban al top model de pequeño, trabajaba los veranos desde que tuvo 12 años.

Y, desde 2016, dirigir Casa Andrés ha sido el trabajo de Silvia, quien se ha convertido con el paso del tiempo en la gran consejera y el apoyo continuo de su hermano mayor, y con quien ha consensuado algunas de sus decisiones más importantes (a la postre, viendo el resultado de ser uno de los mejores y más cotizados modelos del mundo, portada de las más prestigiosas revistas y desfilando para las firmas más históricas, no ha podido ser más acertado).

Porque el camino de Silvia hasta llegar a regir el local ha pasado por el mundo de la moda. Se graduó en Fashion Design en el IDEP (Escuela Superior de Diseño de Barcelona) y se especializó en la creación de sombreros (el curso de barreteria, sombrerería en catalán) en la Escola Massana de la ciudad condal.

Aunque empezó como asistente de estilista para la edición de la revista V Magazine en Nueva York, solo duró un año en La Gran Manzana y en 2010 ya estaba como asistente de dirección en la versión española de la misma publicación, cuya sede estaba en la capital catalana.

Tras ello firmaría como CM de Bimba & Lola y luego en el departamento de comunicación de la marca Aïta. Con esto llega a 2015, donde compagina trabajos de community manager y también de comunicación empresarial en la empresa de joyería catalana Oro Vivo con la dirección del restaurante familiar.

Todo ello no ha impedido en absoluto que Silvia haya dejado de lado sus grandes aficiones, como viajar, algo que hace muy a menudo con su hermana Sonia, a quien también está muy unida. Ya ha recorrido países como Marruecos, Gran Bretaña, Filipinas, Sudáfrica, Islandia o Cuba.

Esto se sabe porque otra de sus grandes pasiones es la fotografía, como demuestra continuamente en su Instagram, donde no cesa de subir fotografías, o los animales, pues lleva tatuado un guepardo y una serpiente, así como, cada vez que su hermano mayor está de viaje, no duda en quedarse a cargo de Henry, el célebre Golden Retriever de Andrés Velencoso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento