El aumento de la actividad del volcán Whakaati paraliza la recuperación de cuerpos en Nueva Zelanda

El volcán Whakaari, en la isla de Nueva Zelanda del mismo nombre, en plena erupción.
El volcán Whakaari, en la isla de Nueva Zelanda del mismo nombre, en plena erupción.
AUCKLAND RESCUE HELICOPTER TRUST / EFE

El aumento de la actividad del volcán neozelandés Whakaari, cuya erupción el lunes habría causado la muerte de 14 personas (seis fallecidos confirmados y ocho personas desaparecidas), paralizó este miércoles el acceso de los equipos de rescate para la recuperación de los ocho cadáveres que se cree permanecen cubiertos de cenizas.

Si bien la recuperación de los cuerpos es "prioridad", "no se puede poner a otras personas en peligro", dijo el asistente en funciones del comisionado de la Policía neozelandesa, Bruce Bird.

"Para enviarlos allí tenemos que estar absolutamente seguros de que la isla es segura", recalcó Bird en una rueda de prensa en Whakatane, a unos 50 kilómetros de Whakaari, una isla deshabitada del noreste de Nueva Zelanda también conocida como isla White.

Crucero en el que viajaban 38 de los afectados por la erupción del Whakaari en Nueva Zelanda. (ATLAS)

Este miércoles, el organismo gubernamental GeoNet informó en un comunicado de que la actividad volcánica en la isla Whakaari "ha aumentado significativamente", al recordar que el nivel de alerta se mantiene en 3 de una escala de 5.

La erupción del Whakaari tomó por sorpresa a 47 excursionistas. Se ha confirmado la muerte de seis de ellos, y ocho permanecen desaparecidos en la isla, con nulas esperanzas de ser hallados con vida.

Las autoridades han intentado acceder a la isla tras la erupción del Whakaari, pero las condiciones de seguridad en el terreno han impedido enviar a los equipos.

Demasiado quemados para poder hablar

Mientras las autoridades neozelandesas trabajan para identificar los cuerpos sin vida, otras 30 personas permanecen ingresadas en los hospitales, la mayoría con quemaduras graves en más de un 30% del cuerpo y con lesiones en las vías respiratorias por la inhalación de gas y de cenizas.

La última víctima mortal, anunciada el martes por la noche, era parte del grupo de heridos rescatados de la isla.

Los facultativos no descartan que otros heridos puedan perecer a causa de las quemaduras.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, con miembros de los equipos de rescate, tras la erupción del volcán Whakaari.
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, con miembros de los equipos de rescate, tras la erupción del volcán Whakaari.
DOM THOMAS / RADIO NZ / EFE

Algunos de los supervivientes no han podido ser identificados debido a la gravedad de las heridas, dijo a Radio New Zealand el ministro de la Policía, Stuart Nash.

"Hay varias personas en los hospitales que no pueden comunicarse porque tienen quemaduras significativas, no solo en la piel sino también en los órganos internos", dijo el ministro.

De las 47 personas en la isla en el momento de la erupción, de edades que oscilan entre los 13 y los 72 años, 24 eran de Australia, 9 de Estados Unidos, 5 de Nueva Zelanda, 4 de Alemania, 2 de China, 2 de Reino Unido y una de Malasia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento