Miguel Gracia sostiene que el medio rural necesita trabajo y vivienda para asentar población

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), Miguel Gracia, ha asegurado que los habitantes del medio rural necesitan dos aspectos básicos para quedarse en referencia al trabajo y a la vivienda.
El pesidente de la DPH, Miguel Gracia, ha inaugurado las XXXIV Jornadas Culturales de Ayerbe
El pesidente de la DPH, Miguel Gracia, ha inaugurado las XXXIV Jornadas Culturales de Ayerbe
DPH

"En ambos estamos trabajando desde la Diputación, llegando hasta el pueblo más pequeño del Alto Aragón". Al respecto Gracia ha apostillado: "vivamos donde vivamos, todos tenemos derecho a los mismos servicios y recursos, en las mismas condiciones y con las mismas garantías que las gentes que viven en la ciudad".

Miguel Gracia ha inaugurado esta tarde las XXXIV Jornadas Culturales de Ayerbe, organizadas por la Asociación de Consumidores y Usuarios "Santa Lucía" de esta localidad oscense.

El tema de la charla inaugural ha sido la despoblación, "el mayor problema territorial que tiene España" a juicio del presidente provincial.

"Tenemos un territorio sin gente, cada vez más vacío y envejecido" ha observado Miguel Gracia para abundar en que la DPH lleva varias legislaturas llamando la atención ante esta situación, "proponiendo y aplicando medidas dentro de sus posibilidades, que ayuden a los municipios de esta provincia a revertirlo" pero "es necesario para ello que, en la toma de decisiones, se tenga en cuenta la opinión de los habitantes del medio rural".

En la inauguración de estas jornadas, que finalizarán este viernes, 13 de diciembre, con la celebración de la festividad de Santa Lucía, ha participado también el alcalde de Ayerbe, Antonio Biescas, quien ha coincidido con Miguel Gracia en destacar la importancia de las asociaciones para el medio rural. "Son elementos de cohesión social, impulsores de actividad en nuestros pueblos, generadores de esperanza para el futuro de nuestro territorio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento