Carod y Artur Mas
Carod-Rovira y Artur Mas, antes de la reunión sobre el Estatut

Santos asegura que la determinación de su grupo contra la invocación de los derechos históricos es firme y no responde a "cuestiones de constitucionalidad", aunque también la puso en duda, sino al entender que CiU y ERC no han hecho "juego limpio" al introducir una nueva fórmula para reclamar competencias, cuando en todo este tiempo se han barajado únicamente las vías del 150.2 y de la reforma de leyes orgánicas.

Este conflicto llevó el debate de este martes en la ponencia parlamentaria a una situación "crítica", según Santos, cuando el apoyo de CiU dio validez a las enmiendas de ERC para introducir esta invocación en cinco artículos de competencias: el de administración pública, régimen local, derecho civil, cultura, lengua y seguridad.

La representante del PSC consideró este planteamiento, que salió adelante con los votos de CiU y ERC, como "un grave error condenado al fracaso que, de entrada, provoca que el PSC no pueda dar apoyo al dictamen de la comisión primera", que deberá votarse este viernes. Santos apeló al "buen sentido" de CiU y ERC para "recuperar el consenso" y aseguró que ahora "la pelota está en su tejado", señalando que si retiran su propuesta podría devolver "la normalidad" al debate de la ponencia.

Si finalmente no hay Estatut, será porque ellos han cambiado las reglas del juego

La representante socialista advirtió que si la invocación de los derechos históricos "persiste, obliga" al PSC a "replantearse" su voto y aseguró que si, finalmente, "no hay Estatut será por aquellos que han cambiado las reglas del juego".

CiU Y ERC "NO ACEPTAN CHANTAJES"

Sin embargo, tanto el representante de ERC como el de CiU aseguraron que no se dejarán "intimidar por amenazas ni chantajes" y se "mantendrán" en su postura, al considerar que "es plenamente constitucional" y "no rompe ninguna regla del juego".

"Las únicas reglas del juego de la ponencia eran las de ajustarse a la Constitución, y emplazo al PSC a que nos digan a ERC y a CiU en qué punto el concepto de los derechos históricos está fuera de la Constitución", replicó el diputado de CiU en la ponencia, Francesc Homs, quien consideró "absolutamente inaceptable la actitud de ruptura del consenso" adoptada por el PSC ante esta cuestión.

El representante de ERC, Joan Ridao, argumentó su propuesta explicando que responde a la "advertencia que hizo el Institut d'Estudis Autonmics (IEA)" de la posible "inconstitucionalidad" de reclamar como competencias exclusivas "la totalidad de algunas materias", puesto que habían disposiciones a favor del Estado en parte de ellas, como ocurre en Cultura, por ejemplo.

"Existe la posibilidad real de que algunas competencias que ya aparecen como exclusivas en el actual Estatut vigente se conviertan en concurrentes y, por tanto, perder poder político en relación a hace 25 años" y por ello, ERC adoptó "el mecanismo de los derechos históricos, puesto que la única alternativa posible" para "blindar" estas materias es "o los derechos históricos o el 150.2", explicó Ridao.

El portavoz republicano insistió en que su propuesta es "una opción jurídicamente posible y perfectamente válida" que ya utilizan los estatutos del País Vasco, Navarra y Aragón, "así como la reforma del Estatuto valenciano aprobada con los votos del PSOE y el PP", recordó.

La actitud del PSC es la constatación de que están más pendientes de lo que les dicen desde el PSOE que desde Catalunya

Homs hizo "un llamamiento al PSC para que se suba al carro del consenso en materia de competencias", señalando la actitud de hoy de los socialistas como la "constatación de que están más pendientes de lo que les dicen desde el PSOE que desde Catalunya".

El representante de ICV-EA en la ponencia, Jaume Bosch, también señaló esta posibilidad como una vía de solución al conflicto abierto en la ponencia, reduciendo además el número de competencias que incluye actualmente la propuesta de disposición adicional de CiU.

Bosch consideró "absurda" la crisis abierta hoy en la ponencia y criticó tanto la actitud de ERC de introducir esta invocación en el articulado de las competencias cuando, a su entender, "es innecesario" como la "desmedida reacción del PSC" ante este hecho, que consideró como "un error político".

ICV-EA tampoco apoya la propuesta de ERC, pero estaría dispuesta a dar apoyo a la disposición adicional de CiU, al entender que el tema de los derechos históricos "no aportan nada al blindaje de las competencias", por lo que "está fuera de lugar" insistir en esta cuestión "provocando una crisis", explicó Bosch.

QUE MAS Y MARAGALL LOS SOLUCIONEN

Bosch instó al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y al líder de CiU, Artur Mas, a "corregir la poca seriedad de la ponencia" y poner solución a este conflicto en su reunión de mañana por la tarde. Además, reclamó a la "responsabilidad" de CiU y de ERC, acusándolos de intentar "adornar el Estatut con cosas innecesarias" por su "carrera para ver cuál es más nacionalista".

Por su parte, el portavoz parlamentario del PP de Catalunya, Francesc Vendrell, apoyó al PSC en su oposición a la invocación en competencias en los derechos históricos -que ya se recogen y actualizan en el título preliminar, por consenso de todos- y consideró que el uso de esta fórmula en alguna materia más que no sea el derecho civil "está condenado al fracaso".