¿Cómo reaccionar si te sorprende una erupción volcánica?

El volcán Whakaari, situado en una isla deshabitada de Nueva Zelanda, en erupción.
El volcán Whakaari, en una isla deshabitada de Nueva Zelanda.
MICHAEL SCHADE / EFE

¿Evacuar la zona o refugiarse? ¿Coger el coche o encerrarse en casa? ¿Cerrar las ventanas o ventilar? Ante lo inusual de una erupción volcánica, resulta complicado acertar con la reacción idónea para minimizar los daños y evitar los perjuicios para la salud. Aquí te explicamos cómo actuar ante una circunstancia de estas características.

Para estar preparado, es necesario saber cómo actuar antes, durante y después del episodio para minimizar los daños. Por eso, es recomendable tener en cuenta algunos consejos sobre cómo reaccionar en cada una de estas circunstancias. 

Antes de una erupción

En el caso de residir en las inmediaciones de un volcán activo o de encontrarse de vacaciones en una vivienda en los alrededores, es necesario estar preparado tanto para una hipotética evacuación como para permanecer refugiado en el domicilio durante un periodo indeterminado, por lo que es preciso:

  • Disponer de un kit de supervivencia que incluya: linterna, pilas, botiquín de primeros auxilios, comida de emergencia, agua, una mascarilla, gafas y una radio.
  • Tener preparado un plan de evacuación
  • Seguir las indicaciones de las autoridades, esto es, obedecer los consejos y no resistirse a evacuar la zona si lo recomienden.

Durante la erupción

En caso de verse sorprendido por una erupción volcánica en el exterior, es fundamental buscar refugio y no permanecer al aire libre. También es indispensable alejarse de las zonas restringidas y evitar las zonas bajas, ya que será allí donde con más probabilidad se acumulará la ceniza. Por el contrario, si el incidente se produce al estar en casa, es necesario:

  • Seguir las órdenes de evacuación emitidas por las autoridades.
  • Cerrar todas las ventanas y puertas y bloquear la chimenea para evitar que entre la ceniza volcánica.
  • Guardar en el garaje los vehículos, ya que la ceniza estropea los motores y dificultará su posterior uso. En caso de no disponer de un lugar donde meterlos, es recomendable cubrirlos con lonas.

Después de la erupción

Una vez que la erupción ha finalizado, también es necesario mantener una serie de precauciones para evitar sufrir problemas, especialmente en el tracto respiratorio:

  • Seguir las indicaciones de las autoridades.
  • Mantenerse informado acerca de la calidad del aire y del agua y del estado de las carreteras.
  • Apagar los aparatos de aire acondicionado, las bombas de calor y los ventiladores para evitar que la ceniza entre en la vivienda
  • Usar una máscara o un respirador al estar en el exterior, especialmente si se manipula ceniza. 
  • Permanecer alejado, siempre que sea posible, de zonas donde haya caído ceniza
  • Llevar gafas para proteger los ojos de la ceniza.
  • No desplazarse en coche a no ser que sea imprescindible. Utilizar cualquier tipo de vehículo es peligroso tanto para la salud del conductor y los ocupantes como para el motor.
  • Limpiar la ceniza de los tejados, ya que el peso puede provocar que ceda.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento