Además de la mujer momificada, la tumba contenía los restos de otros dos adultos y un niño probablemente sacrificado. Es la primera tumba intacta que se ha encontrado del imperio Wari en la Huaca Pucllana, situada en Lima, y los investigadores creen que tiene unos 1.300 años de antigüedad.

'Descubrimos otras tumbas antes', dijo la directora de las ruinas, Isabel Flores.

'Pero las tumbas tenían agujeros o estaban dañadas. Nunca encontramos una tumba entera como esta, intacta', afirmó Flores en la plaza ancestral, parcialmente excavada, entre montículos de rocas, ladrillos y polvo.

Los trabajadores envolvieron a la momia en papel fino antes de colocarla sobre una plancha de madera, dejando expuesta por unos momentos una máscara con dos grandes ojos azules desorbitados. Los arqueólogos también extrajeron a principios de la semana a las otras momias adultas.

'Su cara me asustó al principio', dijo Miguel Ángel, un trabajador de la Huaca Pucllana de 19 años, que ayudó a desenterrar la tumba.

'No esperaba encontrar algo como eso', agregó.

Los pobladores de la cultura Wari vivieron en lo que es ahora Perú durante 500 años, entre 600 y 1.100 D.C. Su capital estaba cerca de la actual ciudad andina de Ayacucho, al sureste de Lima, pero viajaron por varias regiones y son conocidos por haber construido una amplia red de caminos.

Flores afirmó que se han encontrado en total 30 tumbas en la Huaca Pucllana, rodeada por las congestionadas calles de Lima.

Cuando están en buenas condiciones, las tumbas Wari pueden ser identificadas por las ofrendas de cerámica y de textiles colocados alrededor del difunto.

Los niños pequeños eran sacrificados normalmente, y es habitual encontrar sus cuerpos al lado de uno de los adultos.

El descubrimiento de la huaca confirma que los Wari enterraban a sus muertos en lo que es ahora Lima y ofrece una reconstrucción clara sobre cómo fueron los entierros.

'Esto enriquece la historia de Lima', afirmó Flores.

/Por Dana Ford/. *.