Los profesores de matemáticas se hartan y piden a las autoridades que "se  tomen en serio la educación"

  • El último informe PISA ha resaltado el empeoramiento del nivel de los estudiantes españoles en esta materia.
El nuevo Informe PISA de 2018 publicado este martes vuelve a constatar grandes diferencias entre los resultados de los estudiantes del norte de España y los del sur del país.
El nuevo Informe PISA de 2018 publicado este martes vuelve a constatar grandes diferencias entre los resultados de los estudiantes del norte de España y los del sur del país.

Los profesores de matemáticas han pedido a las autoridades educativas que "de una vez por todas se tomen la educación en serio" y adopten medidas "efectivas" que mejoren el rendimiento escolar tras el informe PISA 2018 que muestra que los alumnos españoles han empeorado sus conocimientos de esta materia.

En un comunicado, la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (Fespm) analiza el informe hecho público el pasado miércoles y propone soluciones para conseguir que España "se sitúe al mismo nivel que sus vecinos europeos" en la enseñanza y aprendizaje de esta asignatura.

Según señala, los resultados de España son equivalentes a los de Rusia, Italia, República Eslovaca, Luxemburgo, Lituania, Hungría y Estados Unidos cuando el objetivo es "estar con los países de nuestro entorno" como Francia, Portugal, Reino Unido o Alemania.

Opina que las diferentes leyes educativas españolas han tenido "poca influencia en el resultado" porque si bien los currículos de matemáticas producto de cada cambio educativo contemplan los objetivos del informe, "la realidad del trabajo diario en el aula es otra".

Incorporación de herramientas tecnológicas

Asegura que el currículo oficial "lo siguen marcando las editoriales y las pruebas externas" y aseguran que los libros de texto "han cambiado muy poco" y tampoco se usan herramientas tecnológicas, como la calculadora, pese a lo que se recoge en el marco teórico para matemáticas de PISA.

En este sentido, sostiene que si se buscan soluciones, "para empezar" hay que conseguir que "los currículos sean menos densos y accesibles" para abordar todos los temas desde una perspectiva de la resolución de problemas "incorporando el uso de las herramientas tecnológicas adecuadas".

También destaca la importancia de la formación de los docentes y apuesta por diseñar programas complementarios sobre matemáticas "cuando cada vez más el profesorado que se va a dedicar a su enseñanza no es titulado en Ciencias Matemáticas".

Esto hay que complementarlo, añade, con la formación específica en didáctica de las matemáticas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento