El cachorro de oso panda gigante concebido por inseminación artificial que nació hace dos días en un zoo de Kobe, en el suroeste de Japón, fue hallado muerto este viernes, según informa la prensa de Kobe.

Dan Dan fue inseminada artificialmente con semen de su pareja

Se trataba del primer panda que nacía mediante este método artificial desde 1988 en Japón. El 26 de agosto la osa madre, Dan Dan, daba a luz a este cachorro, que pesaba cien gramos y medía 25 centímetros de longitud.

Los zoólogos vieron mediante las cámaras de vigilancia que la osa madre abrazaba al cachorro y tras un rato comprobaron que el pequeño no se movía, por lo que a las 13.50 hora local (04.50 GMT) determinaron la muerte del recién nacido.

Presión del abrazo materno

Dan Dan fue inseminada artificialmente con semen de su pareja, el panda gigante Xing Xing, ambos de doce años, con la ayuda de dos expertos chinos de la provincia de Sichuan (centro de China), donde se encuentra el hábitat natural de los osos panda.

El último nacimiento por este método en Japón se produjo en el zoo de Ueno, en Tokio, en 1988 y desde entonces han nacido otros osos panda, pero concebidos de manera natural. Ahora los zoólogos investigan la causa de la muerte, aunque todo parece indicar que falleció por la presión del abrazo materno.