Unos dos mil pingüinos han sido encontrados muertos y encharcados en fuel en el litoral del estado brasileño de Santa Catarina (sur) desde el pasado domingo, según informaron fuentes oficiales.

La cifra exacta de las víctimas no se podrá conocer nunca
Esta cifra ha sido calculada por la Policía Ambiental sobre la base de informaciones facilitadas por las comunidades de la zona y nunca podrá ser confirmada porque los cuerpos de los animales ya han sido enterrados, explicó el analista ambiental del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (IBAMA) en Santa Catarina, Alexandre Costa.

Además, en el Centro de distribución de animales silvestres de Santa Catarina, donde Costa trabaja, están tratando a 150 de estos animales que, aunque contaminados por los restos de fuel, continúan con vida.

Origen desconocido

Costa explicó en conversación telefónica con Efe que también se sospecha que la mancha provenga de alguna gran embarcación de las muchas que a diario pasan por la zona, por lo que tanto la Policía como la Marina están sobrevolando el lugar para encontrar el foco del vertido.

Se cree que la mancha puede provenir del choque en junio de dos buques en el Río de la Plata
El especialista del Ibama indicó también que la compañía estatal petrolera Petrobras ha planteado la posibilidad de que se trate de una mancha del accidente ocurrido en Uruguay en junio que podría haber llegado al litoral de Santa Catarina arrastrada por las corrientes marinas.

Según explicó Costa, cuando los pingüinos se manchan de fuel pierden su impermeabilidad natural y, al no resistir el contacto con el agua helada, acaban muriendo de frío. Asimismo, Costa estimó que entre un 20% y un 30% de los 150 pingüinos que llegaron con vida a las playas acabarán muriendo.