Imagen de 'Superman. Returns'.
Imagen de 'Superman. Returns'. ARCHIVO
En Hollywood, a veces, 390 millones de dólares de recaudación no son suficientes. Ni aunque los genere Superman, porque Warner Bros. ha decidido ignorar los derroteros que tomó la saga en 2006, lavar la cara al superhéroe y partir de cero.


El próximo Superman será más oscuro y atormentado
Superman. Returns no funcionó como película tal como pretendíamos", dijo Jeff Robinov, presidente de Warner Bros., al rotativo The Wall Street Journal. "Si Superman hubiera funcionado en 2006, tendríamos otra película para esta Navidad o para la de 2009".

Aunque no lo confirma, parece claro que Bryan Singer, director de aquella cinta, no estará al frente del próximo proyecto sobre el superhéroe, aunque él mismo anunció en marzo que ya trabajaba en Man of Steel, la continuación de su película.

"Estamos en la fase de desarrollo de la segunda parte y tengo la intención de dirigirla", comentó a la revista especializada Empire.

Para Robinov, el tratamiento que le dio al filme Singer, quien rubricó un tremendo éxito con X-Men (2000) y X-Men 2 (2003), no fue el adecuado. "No posicionó al personaje de la forma que debía, pero ahora el plan es volver a introducirlo", apuntó el directivo.

Lo que quiere decir que el personaje de cómic por excelencia recorrerá el mismo camino que han tomado franquicias como la de Batman o Hulk, cuyas nuevas obras se comenzaron a construir sin tomar como punto de partida las anteriormente filmadas.

En el caso de Hulk, la masa verde renació en junio pasado de la mano de Marvel con mucha más acción y con un equipo y un enfoque completamente distintos a los que diseñaron la cinta dirigida por el taiwanés Ang Lee en 2003, una película que fue recibida con cierto desdén por los aficionados al cómic de Stan Lee y Jack Kirby.

Pero el espejo al que mira Robinov para propulsar las nuevas aventuras de Superman es, sin duda, El Caballero Oscuro, la segunda película dirigida por Christopher Nolan sobre el hombre murciélago, cuyo cariz profundo y psicológico ha hechizado al público.

Lo que el aficionado se pregunta ahora es si realmente desean ver un Superman atormentado, aunque material existe para ello, tal y como recordó David Mamet en un ensayo escrito hace 20 años: es huérfano, no conoció a sus verdaderos padres ni el lugar donde nació, ama a mujeres con las que no puede mantener una relación y cualquiera que le rodea se convierte en objetivo de sus enemigos.

"Vamos a intentar hacer unos personajes lo más oscuros que sea posible", manifestó Robinov. "El objetivo a largo plazo del estudio es sacar ventaja del mercado global a través de películas de gran presupuesto que requieren un mayor compromiso".

En plena recesión, las películas de superhéroe parecen una apuesta (casi) segura
Todo forma parte de una nueva estrategia que se está imponiendo en la meca del cine. La recesión económica obliga a que se estrenen menos películas, pero eso no detendrá la puesta en marcha de cada vez más cintas centradas en las andanzas de estos personajes.

"Los superhéroes son más globales que nunca, (los cómics) existen en 30 lenguas y se publican en más de 60 países", explicó Paul Levitz, presidente de DC Comics, quien considera que esos personajes son "exportables en todo el mundo".

Los estudios Marvel, rivales de Warner Bros., tampoco se quedarán de brazos cruzados, y después de apuntarse un tanto con Iron Man, le tocará el turno antes de 2011 a Los vengadores, Capitán America y Thor, además de la segunda parte del "hombre de hierro", de la que ya se encarga Jon Favreau.

Por su parte, Robinov confirmó que entre los futuros planes de Warner Bros., además de la tercera parte de Batman, está probar fortuna con personajes como Flash Gordon, Linterna Verde, Flecha Verde y la Mujer Maravilla, aunque el anuncio se hará público de forma oficial en septiembre.