Cataluña, a la cabeza en pensionistas pero con solo una plaza pública de residencia por cada tres privadas

  • Una de cada cinco personas en Cataluña dependen de una pensión. 
Jubilados participan en una manifestación convocada este 14 de abril en Barcelona por los sindicatos CC OO, UGT y la Plataforma Unitaria de la Gente Mayor en defensa del sistema público de pensiones.
Jubilados participan en una manifestación convocada este 14 de abril en Barcelona por los sindicatos CC OO, UGT y la Plataforma Unitaria de la Gente Mayor en defensa del sistema público de pensiones.
Quique García / EFE

En 2018 en Cataluña, por cada plaza de residencia para personas mayores de titularidad pública había 3,44 plazas privadas financiadas con dinero público. La cifra cae desde 2011, cuando la tasa de cobertura (número de plazas geriátricas por cada 100 personas mayores) era de un 4,51. Esta es una de las conclusiones más preocupantes del informe del Observatorio Social de las Personas Mayores del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) presentado este martes en Barcelona por su secretario general en Cataluña, Javier Pacheco. 

La situación de estas plazas llega al punto, ha apuntado Pacheco, de que "hay residencias geriátricas públicas gestionadas por empresas privadas". Esto impacta negativamente en la calidad de vida de los mayores de 65 años catalanes, que gastan de media más de la mitad de su pensión en alimentos de primera necesidad y en el pago de los recibos del agua, la luz o el gas. 

"Mientras que el IPC ha subido un 1,6% los suministros básicos lo han hecho un 6% de media", ha añadido Pacheco. "Tenemos que reforzar todo un sector de atención e integración desde la función pública para cambiar el círculo vicioso de la baja pensión", ha insistido el dirigente, recordando que siguen apostando desde el sindicato por la derogación de la reforma de las pensiones de 2013.

Este contexto es favorable a la proliferación de la pobreza energética, a la mala conservación de la vivienda habitual, a la merma de recursos económicos para hacer frente a imprevistos y al recorte en asistencia y cuidados. 

La sensación de precariedad del colectivo se agrava cuando además la expectativa de vida se sitúa en Cataluña en los 81 años en el caso de los hombres y en los 86 en el de las mujeres. La esperanza media de vida es de 83 años, dos más que hace una década. 

Mientras que Cataluña es la primera comunidad autónoma en número de personas que perciben una pensión de jubilación (1.121.805) es la octava autonomía peninsular en cuantía de las pensiones de jubilación, superada por Aragón, Asturias, Madrid, Cantabria, Castilla-León, Navarra y País Vasco. En pensión media es la séptima, rebasada por Aragón, Asturias, Cantabria, Madrid, Navarra y País Vasco. 

Actualmente, una de cada cinco personas residentes en Cataluña dependen de una pensión y las proyecciones de este estudio de CCOO a 20 años vista hablan de que en 2039 uno de cada tres catalanes será pensionista. 

La provincia de Barcelona es donde se percibe una mayor paga (1.065 euros de media) y donde más pensionistas hay: 1.300.000 del total de 1.738.000

El importe medio de las pensiones en Cataluña es de 1.030 euros (36 euros menos que la media española, de 994 euros) y hay 1.738.000 pensionistas. La paga de viudedad la perciben 394.000 personas y el importe medio es de 721 euros, 7 euros más que la media española, de 714 euros. 

Por provincias, en la de Barcelona es donde se percibe una mayor paga (1.065 euros) y donde más pensionistas hay (1.300.000). La de viudedad se sitúa en los 747 euros y la reciben 293.000 personas. La de Lleida es la provincia con menos pensionistas (99.000) y con menor importe de las mismas (616 euros, 449 euros menos que en Barcelona). 

Brecha salarial del 58% de las mujeres catalanas de más de 65 años

"Las pensiones de viudedad son de media de entre 550 y 700 euros, muy alejada de la media de 1,000 euros de una paga", ha recordado Ana Martínez, secretaria de Políticas de Igualdad, Intervención Social y Mujer de la Federación Estatal de Pensionistas de CCOO. Ello supone un "aumento de la brecha económica entre hombres y mujeres mayores". 

En un comunicado, el mismo sindicato ha informado este martes que "a mayor edad, mayor brecha entre hombres y mujeres". Traducido en datos, las mujeres de más de 65 años tienen una brecha del 58,3% respecto a los hombres de su misma edad. En cambio, la brecha se estrecha entre los más jóvenes, aunque no es un síntoma positivo pues para el sindicato lo que indica es "que los hombres jóvenes tienen salarios más bajos, no una mejora de las rentas de las mujeres".  

La brecha general salarial es del 22,9% en Cataluña con sueldos medios entre los hombres en edad de trabajar de 25.107 euros y de 19.537 entre las mujeres en activo. 

En términos generales, el grueso de los pensionistas catalanes se encuentran en un baremo de entre los 600 y los 1.000 euros mensuales de paga. Son el 45%, unos 3 millones, porque incluye a las personas que perciben más de una paga. Otro millón y medio de pensionistas tienen pagas de entre los 1.000 y los 1.700 euros, que son las que elevan la media catalana hasta los 1.030 euros. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento