Virginia Giuffre, la mujer que acusa al príncipe Andrés de abuso sexual, habla: "Ayúdenme a librar esta batalla"

Virginia tenía 17 años cuando Jeffrey Epstein le presentó al príncipe Andrés. "Fue asqueroso, pero sabía que tenía que hacerlo feliz porque era lo que esperaban de mí", relata. Lo ha contado todo en una entrevista en televisión donde ha asegurado que el duque de York abusó de ella cuando era menor de edad.
Virginia Giuffre durante su entrevista en la BBC.
AGENCIA ATLAS
Virginia Giuffre durante su entrevista en la BBC.
AGENCIA ATLAS

Cuando era joven, en el ejército, era conocido como Andresito el cachondo. Aquello ha derivado en un príncipe acusado de abusos sexuales en una sórdida trama de trata de mujeres, teniendo que renunciar a sus privilegios reales, haciendo que su madre, para quien era su ojito derecho, le castigue con el oprobio público y, ahora, Andrés de Inglaterra enfrentándose casi cada día a nuevas informaciones.

Virginia Gioffre, de 35 años, admitió haber sido víctima de abusos sexuales por parte del Duque de York y de su amigo, el multimillonario que cometió suicidio en la cárcel, Jeffrey Epstein. Gioffre ha vuelto a hablar y lo ha hecho públicamente.

Ha sido en el programa Panorama, de la BBC, misma cadena en la que el hermano del príncipe Carlos dio su desastrosa entrevista, que solo supo apoyar Lady Hervey, una expareja que tuvo.Las palabras de Gioffre han conmocionado a Reino Unido, porque no blanquean ni dejan espacios en blancos en la narración.

Comenzó pidiendo ayuda: "Esta no es una historia de sexo sórdido. Esta es una historia de trata de personas. Es una historia de abuso y es una historia en la que está involucrado un miembro de la familia real".

"Ayúdenme a librar esta batalla", acertó a decir dirigiéndose al público. "No acepten sin más que no pasó nada. Cuento cómo se traficó conmigo, cuento una historia de abusos y en ella está implicado alguien de vuestra realeza", reiteró la estadounidense.

Aseguró que fue contactada por la red de Epstein, una captación que tenía como objetivo "aprender a dar masajes", pero que pronto derivó en mantener relaciones sexuales contra su voluntad, como las tres que tuvo en 2001 con Andrés de Inglaterra, que se sucedieron, como cuenta, en un apartamento en Londres, en la residencia de Nueva York de Epstein (la llamada "casa de los horrores") y en la isla privada del banquero en el Caribe.

La primera vez fue en marzo de 2001. Y detalló: "Me invitó a bailar. Es el bailarín más torpe que he visto en mi vida. Fue horrible. Era como si su sudor estuviera básicamente lloviendo por todo mi cuerpo".

Era en el local Tramp, en la zona VIP. Luego continuó su relato: "Me daba asco. Pero sabía que tenía que hacer que se lo pasara bien porque es lo que Jeffrey y Ghislaine esperaban de mi", dijo refiriéndose a Ghislaine Maxwell, la mano derecha y quien ejercía de captadora para el magnate, y que lleva desaparecida mucho tiempo.

"Me dijeron que tenía que hacer con Andrés lo que ya hacía con Jeffrey y eso me puso mala", rememoró. "No me podía creer todo lo que estaba ocurriendo. No es que un miembro de la familia real permitiera que pasara todo aquello, sino que incluso participaba", aclaró Giuffre, quien actualmente está casada y vive con su marido en Australia.

Sobre los rumores que han salido sobre si su fotografía con Epstein está retocada, ella lo tiene claro: "Ahora están saliendo todas estas excusas ridículas sobre que si la foto está manipulada. Él sabe lo que pasó. Yo sé lo que pasó. Solo uno de nosotros dice la verdad y sé que soy yo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento