Un laberinto burocrático aleja a los excluidos de la renta de inserción

Lourdes, una perceptora de la RMI que ha visto suspendida cautelarmente su subvención.
Lourdes, una perceptora de la RMI que ha visto suspendida cautelarmente su subvención.
Jorge París | Jorge Paris

Lourdes recibió una carta de la Comunidad de Madrid hace unos días anunciando que su Renta Mínima de Inserción (RMI) quedaba suspendida cautelarmente.

Esta vecina de La Estrella depende enteramente de este subsidio y de su pensión no contributiva –que combinados no alcanzan más de 600 euros– para sostener a los seis miembros de su familia.

Su marido de 59 años, que trabajaba en la construcción, lleva años padeciendo una enfermedad pulmonar y sus dos hijas están desempleadas y viven con ella y con sus dos hijos.

“Mi marido está enfermo, tiene los pulmones como un papel cuando lo quemas y no puede trabajar, la única ayuda que tenía era el RMI y me la han quitado sin haber motivo ninguno”, explica Lourdes, que dejó de percibir el subsidio días antes de recibir la carta en la que la Comunidad decía haber detectado "variaciones en la unidad de convivencia".

Les reclaman una documentación sin relación con la variación apreciada, como los movimientos bancarios de todas las personas que vivían en la casa y se les insta a pedir, en lugar de la RMI, la Renta Activa de Inserción (RAI), que es una ayuda del Estado central.

“Lo de la RAI es una cosa habitual”, explica Roberto de la Borda, abogado de la Asociación Apoyo, que da asistencia jurídica a personas en situación de marginación. “Lo que suele pasar es que la RAI te la deniegan por estar cobrando la RMI y tienes que pedirla otra vez. Al final esto genera que haya meses sin ninguna prestación”.

“Desmantelamiento de facto” de la RMI

El de Lourdes es solo un caso más de los miles de receptores del RMI que ven anualmente suspendida su prestación por distintos motivos, una tendencia que se ha agravado en los últimos años.

Según datos recopilados por la plataforma RMI tu Derecho, que denuncia el “desmantelamiento de facto de este derecho social” las extinciones se han duplicado en tan solo dos años, pasando de 2.708 en 2016 a 5.767 en 2018 –el último con datos disponibles–.

A los problemas derivados de las cada vez más habituales suspensiones de la prestación se añaden las también las crecientes dificultades para acceder a ella por primera vez. En 2018 se resolvieron favorablemente una de cada cuatro solicitudes frente a las dos de cada cuatro que se concedían en 2016.

“En estos dos últimos años se ha complicado mucho la gestión, se ha hecho un laberinto de procedimiento”, explica Berta Lago, portavoz de la plataforma RMI tu derecho. “La Comunidad está llevando la norma al límite de una forma muy retorcida, sin tener en cuenta las circunstancias personales de los solicitantes”.

El último informe sobre el Sistema Público de Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social muestra que la Comunidad de Madrid es la región con una RMI más escasa –la base son 400 euros–. Además, por primera vez desde hace 10 años, no solo no se incrementó su presupuesto en 2018, sino se dejaron sin ejecutar 16 millones de los 160 inicialmente aprobados.

Todo esto en una Comunidad que, según los datos del informe de octubre de la Fundación Foessa, tiene 486.778 personas en situación de exclusión severa de las que solo un 20% llegó a obtener el RMI en 2018.

Reforma de la ley de RMI

La Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad niega que se esté limitando el acceso a la prestación “mediante laberintos burocráticos o por densificación de los trámites” y achaca la caída de perceptores a “la mejora de la situación económica y al incremento del empleo”.

En cualquier caso, la Consejería presidida desde agosto por el diputado de Ciudadanos Alberto Reyero, se ha mostrado abierta a reformar la ley de RMI para permitir que la subvención sea compatible con una renta de trabajo y ha mantenido ya una primera reunión con la plataforma RMI tu Derecho.

“El problema de Reyero será con los límites que establece su propio partido y el Partido Popular”, declara Emilio Delgado, diputado regional de Más Madrid.

“Él puede tener muy buena voluntad y querer reformar el sistema, pero el problema que tiene es que esto o lo reforma con el voto de la izquierda o con el voto de Vox y el PP, así que no sé cómo lo va a hacer”, añade Delgado.

Entre tanto, Lourdes se prepara para varios meses sin percibir ninguna subvención, un drama que familias en situación de exclusión social difícilmente pueden afrontar.

“Intentaremos ahorrar sin haber y nos quedaremos sin pagar nada, con el miedo de que nos denuncie la comunidad de vecinos o que nos corten la luz y el agua estando mi marido enfermo. ¿Qué voy a hacer?¿Ir a un parque a buscar agua con botellitas? No sé qué voy a hacer”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento