Vox rechaza ceder a Cs un sitio en la Mesa y se expone al veto de la izquierda

  • La formación se niega a aceptar la propuesta del PP, que buscaba tener dos puestos por uno de Vox y otro de Cs.
El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, confirma el negacionismo de Vox frente al cambio climático, durante la inauguración del COP25.
El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros..
Javier Lizón / EFE

Vox se niega a facilitar la entrada de Ciudadanos en la Mesa del Congreso, el órgano de gobierno de la Cámara baja, que se elegirá este martes. El lunes a última hora, la formación liderada por Santiago Abascal rechazó la propuesta formulada por el PP, que buscaba que el partido cediera sus votos para que Ciudadanos obtuviera un puesto en el órgano. A cambio, el PP se ofrecía a blindar la presencia de Vox en la Mesa frente al intento de la izquierda de excluirlo.

El líder del PP, Pablo Casado, propuso que las tres formaciones de la derecha coordinasen sus votos en la sesión de constitución de las Cortes, que se celebrará este martes, para que Ciudadanos pudiera obtener un puesto en la Mesa, a la que con sus diez diputados no puede acceder por sí mismo. El plan de Casado pasaba por que el PP se hiciera con dos asientos de los nueve que tiene el órgano y Vox y Ciudadanos tuvieran uno cada uno.

No obstante, la formación de ultraderecha se reunió con Ciudadanos solo para expresar su negativa a participar de ese pacto, según informó el partido naranja. Pese a que durante la tarde el partido amagó con la posibilidad de estudiar la oferta, lo cierto es que su portavoz Iván Espinosa de los Monteros dejó claro el lunes por la mañana que a su partido le corresponden como tercera fuerza dos puestos en la Mesa y puso la pelota en el tejado del PP, a quien conminó a apoyarles para evitar el cordón sanitario de la izquierda.

El cordón sanitario

La negativa de Vox a facilitar la entrada de Ciudadanos en la Mesa no supone que quede automáticamente excluido. Pero, si el PP se niega a garantizar su presencia prestándole votos, lo cierto es que la izquierda podría evitar que la formación accediera al órgano.

Habida cuenta de que el PP ha asegurado que no piensa participar en ningún "cordón sanitario" contra partidos como Vox, a quienes consideran "constitucionalistas", PSOE y Unidas Podemos tendrían dos opciones para conseguir su objetivo declarado de excluir a Vox de la Mesa. La más sencilla supondría renunciar a ocupar la Vicepresidencia Primera del Congreso, algo que supondría un fuerte golpe simbólico para la izquierda pero que le permitiría, si sumara cuatro votos (que podrían venir de formaciones como el PNV, que tiene seis escaños) dejar fuera de la Mesa a Vox, todo ello a condición de que el PP no le prestase votos.

La segunda opción requiere sumas mucho más complicadas. Implicaría que PSOE y Unidas Podemos congregasen en torno a sí a todas las formaciones minoritarias (ERC, JxC, PNV, EH Bildu, Más País, CUP, CC, PRC, BNG y Teruel Existe) y, además, que Ciudadanos no apoyase al PP en la votación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento