Sánchez insiste en "un Gobierno cuanto antes" y exige al PP su abstención

  • El presidente del Gobierno asegura que "nadie está pidiendo a ningún partido que renuncie a ser alternativa del PSOE".
  • "Queremos que haya un Gobierno cuanto antes", pero "no le quiero poner ninguna fecha", admite Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes.
EFE
El secretario general del PSOE y presidente en funciones, Pedro Sánchez, no renuncia a conseguir ser investido con la abstención del PP. Y este lunes, aun sin nombrar expresamente a la formación que lidera Pablo Casado, volvió a plantear esa opción. "Nadie está pidiendo a ningún partido que renuncie a ser alternativa del PSOE", pero sí "que desbloqueen la situación política", afirmó Sánchez.

Las negociaciones para la investidura siguen su curso silenciosamente. Este lunes, el PSOE se reunió con Coalición Canaria para tratar de amarrar el apoyo de sus dos diputados para la investidura, y este martes mantendrá su segunda reunión con ERC para, una vez sentadas las bases de la negociación con la formación independentista, comenzar a concretar los pasos para conseguir su apoyo. Pero, al menos públicamente, los socialistas no renuncian a pedir al PP que se abstenga para permitir gobernar a su candidato, Pedro Sánchez, pese a que los conservadores rechazan rotundamente hacerlo.

Sánchez volvió a plantear este lunes esa opción, aunque sin nombrar expresamente al PP. En una rueda de prensa junto al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el dirigente sostuvo que "nadie está pidiendo a ningún partido que renuncie a ser alternativa del PSOE", en evidente respuesta a uno de los argumentos que ha utilizado el PP para tratar de zanjar el debate sobre su posible abstención: que, como asegura su líder, Pablo Casado, permitir el Gobierno de Sánchez supondría "disolverse" como "alternativa al socialismo".

"La formación del Gobierno de España no solo depende del PSOE, sino de todas las fuerzas políticas", insistió Sánchez, que preguntó por qué, "después de dos elecciones donde los españoles han dicho rotundamente que es el PSOE quien tiene que gobernar" –eso sí, en "minoría"–, hay formaciones que "siguen en el bloqueo".

"Lo que en realidad se nos pide es que reconozcamos que somos nosotros el problema", que "todo se arregla con menos PP", denunció Casado. A su juicio, el "dilema perverso" que plantea Sánchez al PP pasa por que los conservadores desaparezcan "voluntariamente como alternativa" haciéndole presidente o por sucumbir a su supuesta "amenaza" de eliminarlos "llevando adelante una mutación del sistema de la mano de la izquierda y el nacionalismo". 

Arrimadas insiste en la gran coalición

No obstante, las del líder socialista no fueron las únicas palabras que se pronunciaron este lunes para apelar al PP a facilitar la investidura. También Cs movió ficha, aunque en una dirección radicalmente distinta a la de Sánchez, ya que su líder oficiosa, Inés Arrimadas, pidió por escrito al líder del PSOE una reunión para discutir la posibilidad de un "pacto estable" entre PSOE, PP y Cs que sumaría "221 escaños moderados y constitucionalistas" y evitaría un Gobierno "con Podemos" y "el apoyo de partidos nacionalistas".

Fuentes de la Moncloa confirmaron que Sánchez está dispuesto a reunirse con Arrimadas en los próximos días, aunque sin el PP presente en esa reunión, como pretende Cs. No obstante, la opción que maneja el PSOE para la investidura sigue siendo la coalición con Unidas Podemos, y eso requiere indefectiblemente la abstención de ERC. Una ERC que avisó este lunes de que no tiene prisa en investir a Sánchez.

De hecho, el PSOE comienza a asumir que su idea de una investidura antes de fin de año quizá no pueda llevarse a término. "Queremos que haya Gobierno cuanto antes", pero "no le quiero poner ninguna fecha", admitió Sánchez, pese a que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, horas antes, afirmó que retrasar la investidura generaría "inquietud y malestar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento