Sánchez se une a los demócratas de EE UU en contra del negacionismo climático de Trump

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se saludan por primera vez.
El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se saludan por primera vez.
EFE/Horst Wagner

Como era de esperar, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no participará en la Cumbre del Clima de Madrid que empieza este lunes y terminará el 13 de diciembre. Se espera que esta cita sirva para que los países pongan en común sus compromisos para cumplir los Acuerdos de París, para contener el calentamiento global por debajo de los 2ºC y de los que Trump se salió nada más llegar a la Casa Blanca. Sin embargo, EEUU tendrá una notable representación en la Cumbre de Madrid, que, auspiciado por Pedro Sánchez, se convertirá este lunes en un evento anti Trump y su no política de cambio climático.

El presidente en funciones tiene este lunes una intensa agenda en la inauguración de la COP25. Ha empezado la mañana reuniéndose con los jefes de Estado y de Gobierno de los 13 países de la UE, seguida de un encuentros con los tres nuevos presidentes de las instituciones europeas. También tendrá bilaterales con el primer ministro de Francia, Edouard Philippe, y con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Tras intervenir en la ceremonia de inauguración y participar en el Diálogo de Líderes sobre los planes nacionales para 2020 en la lucha contra el cambio climático, mantendrá por la tarde otra reunión, en este caso, con los jefes de Estado y de Gobiernos llegados a Madrid desde América Latina.

Como manda el protocolo, la agenda de Sánchez se limitará a contactos con jefes de Estado y de Gobierno, con una excepción. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (el equivalente al Congreso), Nancy Pelosi,ha solicitado una reunión bilateral con el presidente en funciones. Probablemente se producirá antes del almuerzo, indican fuentes de Moncloa, que valoran muy positivamente la numerosa representación demócrata en la Cumbre del Clima de Madrid, que ni es discreta, ni casual.

Junto a la líder demócrata, han viajado a Madrid quince congresistas y senadores, todos de su partido, incluidos los presidentes de las comisión de Energía y Comercio, de Ciencia, Espacio y Tecnología, de Recursos Naturales y sobre Cambio Climático.

No obstante, Sánchez y Pelosi ya tuvieron ocasión de verse este domingo, aunque en un entorno muy distinto. La líder demócrata fue una de las representantes políticas que aceptó la invitación que hizo el Atlético de Madrid a los dirigentes que ya hubiera llegado por la COP25 y acudió al palco del estadio Wanda para ver el partido contra el Barça. 

Atraer a EEUU y Brasil

Si para el Partido Demócrata la COP25 de Madrid es una buena ocasión para dejar claras sus diferencias con el menosprecio a la lucha contra el calentamiento global por parte de la Administración Trump, el Gobierno español da también una gran importancia a la presencia de una delegación tan notable. Sánchez espera que el papel “tan destacado” que con ellos tendrá Estados Unidos sirva para atraer de nuevo la lucha contra el cambio climático. No solo a Washington, también a otra gran economía, Brasil, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, siguió los mismo pasos de Trump y se retiró del Acuerdo de París tras llegar a la Casa Blanca.

Estados Unidos y Brasil son dos de las grandes economías del mundo a las que, sin nombrarlas, se refirió recientemente la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, cuando reprochó a “unas cuantas grandes economías que parecen estar mirando a otro lado”. Aunque la agenda de la COP25 ha venido prácticamente diseñada por la ONU y por el país que preside la cita, Chile, el Gobierno español también ha hecho incorporaciones, entre ellas, la conferencia sobre “desinformación y negacionismo del cambio climático” que ha organizado la secretaría de Estado de España Global en Ifema el 11 de diciembre.

Pelosi es la principal referente del Partido Demócrata de Estados Unidos y como presidenta del Congreso la impulsora última de proceso de destitución al que se enfrenta en estos momentos el presidente de Estados Unidos. Dejando a un lado el presunto abuso de poder y de relaciones con el Gobierno de Ucrania para debilitar a sus oponentes que motiva el impeachment a Trump, los demócratas estadounidenses han encontrado en la Cumbre del Clima de Madrid el instrumento perfecto para hacer oposición, en este caso sobre cambio climático.

Oposición climática

Frente a la decisión de retirarse de los Acuerdos de París, que 198 delegaciones de todo el mundo tratarán de concretar durante estas dos semanas en Madrid, la oficina de Pelosi en Washington dejaba claro que los demócratas en el Congreso tienen otro punto de vista. “Es un privilegio acompañar a la delegación de alto nivel a España para combatir la amenaza existencial de nuestro tiempo: la crisis climática”.

“Entrar en acción para proteger nuestro planeta es una decisión de salud pública para limpiar el aire y el agua para nuestros niños, una decisión para crear los empleos verdes y bien remunerados del futuro, es una decisión de seguridad nacional afrontar la competencia por los recursos y las migraciones climáticas y también una decisión moral de ser buenos cuidadores de la creación de Dios y pasar un planea sostenible y sano a la próxima generación”, afirma Pelosi en una declaración donde dejas clara sus diferencias con Trump, que decidió romper con el Acuerdo de París al considerarlo “debilitante, desventajoso e injusto”.

Este lunes, en Madrid, Pelosi será la única no jefa de Estado y de Gobierno con la que en principio se reunirá Sánchez, a quien en nombre del Congreso de Estados Unidos agradeció que acoja esta “reunión crucial y por elevar la prioridad de la crisis climática al primer plano de la conversación internacional”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento