Cien días de pacto PP-Cs en Madrid: tensiones y logros bajo la sombra de Vox

  • El Gobierno regional asegura que ya ha puesto en marcha más de 200 medidas que están ejecutadas al 27%.
  • Ayuso y aguado coinciden en ensalzar el trabajo de los consejeros, pero difieren respecto a su socio de investidura
Foto de familia del Gobierno tomada este jueves en una azotea de la Puerta del Sol.
Foto de familia del Gobierno tomada este jueves en una azotea de la Puerta del Sol.
Comunidad de Madrid

El primer gobierno de coalición de la Comunidad de Madrid celebró este jueves sus primeros 100 días de andadura. El Ejecutivo PP-Cs se reunió al completo en un acto institucional que se celebró en la sede de la Puerta del Sol y en el que intervinieron la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y el vicepresidente, Ignacio Aguado.

Durante sus discursos, ambos coincidieron en ensalzar el liberalismo del Ejecutivo y las más de 200 medidas que aseguran que han puesto en marcha desde el pasado agosto, que ya están ejecutadas al 27,3%, según sus cálculos. Pero sus intervenciones también dejaron al descubierto las fricciones que han protagonizado los dos socios.

Pese a que Aguado insistió en que hay "un único Gobierno" formado por dos partidos tras haber superado unos primeros días "difíciles" que achacó a las "fricciones" que se dan en toda relación de convivencia al principio, este jueves mismo el desacuerdo volvió a hacerse patente con respecto a Vox, cuyos votos posibilitaron la investidura.

Al mismo tiempo que Díaz Ayuso afirmó durante su intervención que están gobernando "para cumplir el acuerdo con Vox", e incluso llegó a poner a la misma altura a la formación que lidera Santiago Abascal y su socio para agradecerles "sus esfuerzos" durante estos meses, Aguado evitó un reconocimiento directo a Vox y censuró su actitud frente a la violencia de género.

"Mientras otros dan la espalda a mujeres maltratadas, nosotros damos la cara y nos enfrentamos a los agresores", dijo el vicepresidente durante su turno de palabra, refiriéndose veladamente a Javier Ortega Smith, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, que el lunes negó la existencia de la violencia de género. La reprobación de Ortega Smith (con los votos de los grupos de izquierda y Cs y el posicionamiento en contra del PP) por estos hechos fue otro punto de desencuentro.

"Cada vez que tenga algo que decir a Vox se lo haré saber, pero nunca me uniré a la izquierda contra ellos", valoró Díaz Ayuso. "Si hacen algo mal, se les dice, pero cuando se hacen reprobaciones y se montan comisiones y se hace un todos contra uno, lo único que haces es unirte a la feria de la izquierda y de la inestabilidad", agregó, haciendo otra sutil referencia, en este caso a la comisión de investigación de Avalmadrid, quizá la mayor diferencia que mantienen hoy PP yCs.

En cualquier caso, las discrepancias no fueron las únicas protagonistas de un acto que finalizó con una foto de familia en una azotea de Sol. Hubo tiempo para hacer balance:tanto Díaz Ayuso como Aguado enumeraron las iniciativas impulsadas por el Ejecutivo. Las elegidas por cada uno coincidieron con las áreas que tienen al frente consejeros de sus respectivos partidos.

La presidenta destacó las nuevas deducciones fiscales para familias con mayores o dependientes a su cargo, estudiantes y jóvenes, el plan Vive que prevé la construcción de 15.000 viviendas o la redacción del libro blanco de la FP.Y Aguado puso el foco sobre las medidas de regeneración política, la apertura del Metro por las noches los fines de semana o la apertura de centros 24 horas para atender a víctimas de violencia machista.

Díaz Ayuso no se olvidódel Gobierno central en funciones, un Ejecutivo que "ha puesto en jaque" la fiscalidad de Madrid y "en entredicho" la libertad de las familiasde elegir colegio, y también hizo referencia al "proceso de involución y de ruptura nacional preocupante" que a su juicio vive España.

"Seguiremos por el camino de los impuestos bajos, de servicios públicos excelentes y del respeto a las decisiones individuales para que Madrid siga siendo la mejor región para vivir", dijo Ayuso, al tiempo que Aguado apuntó que el Gobierno continuará con reformas "que permitan que en 2023 estemos mejor que hoy".

La oposición ve un Gobierno "bloqueado" al que Vox marca el paso

Los portavoces de los partidos políticos con representación en la Asamblea también hicieron ayer balance de los 100 primeros días del Gobierno, unas valoraciones que distaron mucho de las que se escucharon en la Puerta del Sol.

"Si el acuerdo de gobierno entre PP y Cs sirve para seguir el ritmo marcado por Vox, estamos perdidos", opinó el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, que valoró que ambos partidos están auspiciando políticas que les están "escorando a la derecha y más allá". "En estos cien días se han producido ciertos desequilibrios y descoordinación", abundó Gabilondo.

El portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, aseguró que el Gobierno regional está "bloqueado y secuestrado" por la "extrema derecha", que "ataca a los menores extranjeros no acompañados y al feminismo". "Se cumplen 100 días de un Gobierno que creo que no ha estado a la altura", incidió Perpinyà.

Rocío Monasterio, portavoz de Vox, hizo una valoración negativa porque sostiene que el Gobierno ha aumentado "el gasto político" al crear cuatro nuevas consejerías. Además, criticó que no se han cumplido las exigencias que puso Vox en el acuerdo de investidura y aseveró que su cumplimiento será "indispensable para aprobar los presupuestos".

"Hoy el gobierno de Ayuso y Aguado cumple 100 días, y en realidad parece que son muchos más años", señaló Isa Serra, de Unidas Podemos. "Porque es continuismo con el aguirrismo más arrogante contra lo público y los vulnerables. Porque le marca los pasos la extrema derecha machista, homófoba, racista y clasista», manifestó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento