Imagen de archivo de los Reyes en Palma de Mallorca.
Imagen de archivo de los Reyes en Palma de Mallorca. EFE

¿Que uno quiere playa y el otro revivir experiencias olímpicas? Los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, no tienen ningún problema en separarse durante las vacaciones y reunirse cuando la ocasión lo ordena. Así ha ocurrido este verano atípico, condicionado por los Juegos de Pekín, el desgraciado accidente aéreo de Madrid y la visita a España de distintos jefes de Estado.

Entre almuerzos políticos y condolencias a familiares del accidente aéreo, el Rey apenas ha salido a navegar
Los Reyes comenzaron sus vacaciones
el 19 de julio, cuando a bordo de un Falcon 900 de la Fuerza Aérea Española tomaron tierra, a las 13.30 h, en el aeródromo de Son Sant Joan, donde fueron recibidos por las autoridades civiles y militares de Baleares.

La pareja tenía una agenda repleta de compromisos. En el plano familiar, esperaban para la siguiente semana la llegada del Príncipe Felipe y su esposa, Letizia Ortiz, con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, y la presencia de las infantas Elena y Cristina y sus respectivas familias.

Además, estaban las citas políticas. La Expo 2008 de Zaragoza ha congregado en España a muchos jefes de Estado: presidentes como los de Mauritania o Kazajstán almorzaron con los monarcas. La visita más esperada era la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez: él y el Rey aprovecharon la ocasión para cerrar la herida del famoso "¿Por qué no te callas?" y reafirmar los vínculos entre ambas naciones.

En unas vacaciones más "de despacho" que otras veces, el Rey también tuvo oportunidad de navegar: participó en la regata Breitling y en la XXVII edición de la Copa del Rey, celebrada en aguas de la bahía de Palma.

El Rey, 'de Rodríguez'

Tras asistir los Príncipes de Asturias a la apertura de los Juegos Olímpicos el 8 de agosto, y permanecer la primera semana de competición animando a los atletas españoles, la reina Sofía les sustituyó llegando a Pekín el 16 de agosto, acompañada por Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina y dejando a su esposo 'de Rodríguez' en Mallorca.

Durante su estancia en Pekín, la Reina felicitó a medallistas como Joan Llaneras, Vivi Ruano, Anabel Medina o la ciclista Leire Olaberría, además de recorrer, acompañada por su yerno Iñaki Urdangarín, la Villa Olímpica, donde almorzó en el comedor de los deportistas.

El 19 de agosto la Reina asistió a una recepción en su honor del Comité Olímpico Español, organizada en la Casa de España de Beijing. La Reina Sofía compartió opiniones con altos mandatarios del deporte español y saludó a sus muchos de sus conocidos en las esferas olímpicas.

Mientras, Don Juan Carlos seguía en Mallorca.

Los Reyes se reencontraron para consolar a los familiares de los muertos en Barajas

Inmediatamente después, la Reina emprendió viaje de regreso a España, donde se encontró con la pésima noticia del accidente aéreo de Barajas y sus 154 muertos.

El Rey suspendió sus vacaciones y se reunió con su esposa esa misma tarde: Don Juan Carlos, con corbata negra, y la Reina, vestida de luto, expresaron su pesar y trasladaron sus condolencias a las decenas de familiares.

Tras los actos imprevistos relacionados con el accidente, los Reyes han regresado a Mallorca para pasar su última semana de vacaciones, abundante en actos institucionales. Por ejemplo, el Rey despachará el próximo jueves, por segunda vez este verano, con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y almorzará hoy mismo con el presidente de Hungría.

El próximo viernes, 29 de agosto, las vacaciones reales concluirán con la cena de despedida ofrecida a las autoridades de Baleares: la cita será, como es habitual, en el Palacio de la Almudaina.