JxCAT da el sí al PSOE... para vetar a Vox en la Mesa del Congreso

Bancada de JxCat y ERC durante una votación en el pleno del Parlament
Bancada de JxCat y ERC durante una votación en el pleno del Parlament
David Zorrakino - Europa Press - Archivo

La política y, en concreto, oposición a la ultraderecha de Vox hace extraños compañeros de cama. En este caso, entre el PSOE y JxCAT, el partido de Carles Puigdemont y de Quim Torra que ni por asomo piensa apoyar la investidura de Pedro Sánchez pero que sí está dispuesto a hacer una entente con los socialistas para evitar que Vox ocupe puestos en la Mesa del Congreso.

Así lo aseguran dirigentes en Madrid de esta formación, justo en el momento en que el PSOE y Unidas Podemos se ven obligados a buscar otros aliados para establecer un cordón sanitario a Vox que han rechazado de plano el PP y Ciudadanos. Según explican en JxCAT, a pesar de sus diferencias abismales con el PSOE y Sánchez, sí están dispuestos a sumarse a cualquier disciplina de voto que excluya a Vox, tal y como se hace en otros países de Europa.

A los ocho diputados de JxCAT que se pondrían a disposición de este objetivo se sumaría también el del diputado del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Néstor Rego, que también este miércoles ha dejado clara su disposición en un tuit en el que ha asegurado que colaborará "para que Vox no esté, por higiene democrática".

De esta manera, poco a poco, PSOE y Unidas Podemos van recabando apoyos para una fórmula alternativa para aislar a Vox, después de que PP y Ciudadanos se han desvinculado del cordón sanitario que los de Sánchez y los de Pablo Iglesias quieren aplicar a la formación de Santiago Abascal. Por los mismos motivos que esgrimen JxCAT y BNG, también se sumarían el resto de grupos. ERC experimenta un rechazo por los mismos motivos que la formación que lidera Marta Borrás en Madrid y en primavera el PNV dejó muy claro su aversión a la ultraderecha, al exigir únicamente a cambio de su apoyo a los miembros de la Mesa que no se sentara a sus diputados al lado de los de Santiago Abascal.  

PP y Cs rechazan un acuerdo

Si estos dos partidos hubieran aceptado, la Mesa -el órgano de gobierno del Congreso- podría haber quedado configurado como en la actualidad, con tres diputados para el PSOE y dos respectivamente para PP, Ciudadanos y Unidas Podemos. Sin embargo, ninguno de los dos quiere unirse para excluir a Vox, de manera que, atendiendo solo a la mayoría que les dieron las urnas el 10N, a Vox le corresponderían los dos puestos que ya no tendrá Ciudadanos, que perdió todo derecho al pasar de 57 a 10 escaños.

A pesar de ello, PSOE y Unidas Podemos no se han rendido todavía en su plan que busca evitar "a toda costa" que Vox esté sentado en la Mesa del Congreso. Sin el apoyo del PP para modificar las mayorías en las tres votaciones que el 3 de diciembre, el día de la constitución de las Cortes, para elegir la presidencia del Congreso, las cuatro vicepresidencias y las cuatro secretarías de la Cámara.

Para ello, deberán contar con una mayoría entre los grupos que sean necesarios para superar los 52 votos de los diputados de Vox hasta en cuatro ocasiones en la misma votación cuando elijan a sus candidatos a vicepresidente y secretario.

En cada una de las dos votaciones -de vicepresidentes y de secretarios-, los 350 diputados deben optar por un solo candidato para elegir cuatro puestos -cuatro vicepresidencias y cuatro secretarías según la votación de la que se trate-, lo que obliga a PSOE y Unidas Podemos a tener en cuatro ocasiones más votos a favor de sus candidatos que los 52 de Vox, siempre que el PP no decida "prestarles" diputados. Fuentes populares lo descartaban este miércoles, aunque apuntaban que esta sería una buena manera por la que, por un intercambio de favores, el PP podría hacerse con dos vicepresidencias y ceder a Vox una secretaría, de manera que igualmente entrarían en la Mesa.

En todo caso, incluso estas fuentes del PP apuntaban que es posible que socialistas y morados consigan aunar fuerzas en el Congreso para tender el cordón sanitario a Vox, aun a riesgo de que el PSOE no ocupe la vicepresidenta primera de la Cámara. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento