Gonzalo Caballero habla por primera vez de su grave cogida y de Victoria Federica

  • "He estado saliendo con Victoria unos meses, pero he tomado la decisión de no tener una relación", ha admitido.
  • "Me ha perjudicado todo lo que se han inventado en torno a mi amistad con ella y Froilán", ha dicho.
El torero Gonzalo Caballero, a su salida del hospital el pasado mes de mayo.
El torero Gonzalo Caballero, a su salida del hospital el pasado mes de mayo.
GTRES

Le venció el toro. Derrotado, estuvo al borde de la muerte. Pero los médicos le rescataron. El pasado 12 de octubre Gonzalo Caballero estuvo a punto de engrosar las listas de toreros que han muerto durante una corrida -fue en Las Ventas-, pero se salvó. Ahora, recuperado, no duda en hablar sobre ello y sobre otros temas candentes, como su relación con Victoria Federica.

"He estado saliendo con Victoria unos meses, pero he tomado la decisión de no tener una relación seria porque quiero centrarme en mi profesión", asegura el diestro a ¡Hola! sobre un rumor del que se venía hablando largo y tendido.

"Por eso en este momento tan crucial para mi futuro tengo que centrarme y dedicarme por entero al toro, lo que te lleva a tener que estar prácticamente encerrado en el campo. A veces en la vida hay que tomar decisiones trascendentales", admite.

"Tengo que aislarme porque ha habido cosas, comentarios, que no me han ayudado en absoluto, sino todo lo contrario. Y no quiero tirar por la borda el respeto que tanto me ha costado ganarme en el mundo del todo a base de sangre", sentencia. "La vida es muy larga y no se sabe lo que va a pasar pero en este momento tengo que pensar en mí y alejarme de esta exposición. Tengo 27 años y llevo en esto desde los 15 dedicado al toro por completo 24 horas al día", zanja.

El torero habla de las cosas "que se inventan y que te hacen daño, no ya a nivel personal, sino de cara a tu imagen". Se ha sentido perjudicado: "He pagado un peaje muy caro y al final tienes que ponerlo todo en una balanza y tomar decisiones difíciles".

Mantiene su amistad con la hija de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar. "Victoria es maravillosa, con unos valores y una educación que harían que cualquiera se enamorara de ella. Tiene un corazón único. No queda hoy en día gente así", detalla, así como que se seguirán viendo pues comparten el mismo grupo de amigos y a pesar de los rumores de que ella se está dejando ver en actitud muy cariñosa por las calles de Madrid con un DJ: Jorge Bárcenas, aunque no es el sobrino del extesorero del Partido Popular.

Trata el tema de su relación con Felipe Juan Froilán. "Este verano se publica una noticia y dice que filtra información y que hablo con la prensa y llevo dos años sin dar una sola entrevista. Es ridículo, no se sostiene por ningún lado", se molesta recordando. 

"Yo venía de una cornada en Madrid y dañan mi imagen de esa manera. He conseguido vencer a la muerte en tres ocasiones tan seguidas y quiero centrarme únicamente en mi profesión. Claro que Felipe es amigo mío, no hay ningún problema entre nosotros. Antes hacíamos planes juntos y ahora cada uno se mueve en círculos distintos", opina.

"Pero es normal cuando estás plenamente dedicado a tu profesión. Le tengo un cariño especial: lo que hizo cuando mi padre se puso enfermo define lo maravillosa persona que es. Estuvo ahí incondicionalmente", aclara.

"La amistad con Victoria y Felipe no me ha perjudicado, lo que me ha perjudicado ha sido todo lo que se han inventado en torno a esa amistad. Si se tratan las cosas con respeto, entiendo que pueda ser noticia", admite, queriendo zanjar cualquier polémica: "Como el toro es mi pasión, no quiero que me imagen se perjudique con mentiras. Por eso me he decidido hablar ahora. Me queda mucha rehabilitación pero con ilusión".

"Cogí al mozo de espadas y le pedí que le dijera a mi madre que la quería"

Caballero habla de su madre, de que se le han "acabado los calificativos" para ella, pues que no se imagina "lo que ha debido pasar" teniendo un hijo matador y, sobre todo, tras la cogida, que él mismo relata. "Hubo ocho o nueve minutos en los que me dieron por perdido. Cuando me trasladaban al hospital de repente la ambulancia se paró. Tenía cuatro de tensión. La situación fue terrible porque no sabían si regresar a la enfermería o ir hacia el hospital", señala.

Tras la cornada, narra, le llevaron "corriendo de la enfermería de la plaza y estaba perdiendo tanta sangre... Los segundos fueron interminables. Recuerdo el nerviosismo de la cuadrilla y escuchar los gritos de la gente al pasar. Sabía que estaba pasando algo muy grave. Me desmayé".

"Quería coger aire no era capaz, aquello era un reguero de sangre que no se podía parar, sentí que me estaba yendo. Creí que me moría. Cogí al mozo de espadas y le pedí que le dijera a mi madre que la quería. Soy muy creyente y creo en los milagros", resume.

"He vuelto a nacer. A partir de ahora tendré dos cumpleaños el 12 de octubre y el 20 de diciembre que es el mío", añade, así como que ahora se siente "más torero que nunca". "Tengo mucha ilusión por coger un capote y volver a entrenar, ya ni te cuento vestirme de luces", no puede evitar decir.

El torero recuerda cómo fue despertar en el hospital. "Yo me despierto y veo que estoy intubado. Pienso: <<¿pero qué ha pasado?>>. En ese momento, recordaba la sensación de asumir que iba morir y digo <>", rememora, contando que le pidió a la enfermera que le dejase llamar a su madre que estaría preocupada, y esta le contestó que ella lo sabía porque la cogida fue hacía dos días.

"Me dejó llamarla desde su móvil, a las 3.00h de la mañana, y mi madre se emocionó muchísimo. Nunca olvidaré ese momento", narra antes de admitir que cuando se fueron los médicos tras explicarle lo que tenía rompió a llorar.

Sin embargo, para acabar, admite que la cornada más dura se la dio la vida. "La cornada más dura, lo más terrible que me ha sucedido, fue la muerte de mi padre. Teníamos una relación muy especial. Yo vi a mi padre luchar día tras día. Y es la gran lección que me ha dejado", finaliza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento