Consejos para comprar juguetes que no pongan en riesgo la salud de los niños

Niña pequeña jugando
Imagen de una niña pequeña jugando con bloques de construcción.
GTRESONLINE

La Navidad se acerca y con ella aumenta la venta de juguetes para niños. Sin embargo, es importante saber identificar qué productos son los más adecuados para no poner en riesgo la salud de los más pequeños. 

Para ello, debido al Día Mundial del Niño que se celebró el 20 de noviembre, TÜV Rheinland, una compañía de seguridad y certificación a nivel mundial, nos brinda algunas recomendaciones.

Deben cumplir con los requisitos legales

TÜV Rheinland indica que "se aconseja comprar los juguetes infantiles en lugares autorizados, evitando mercadillos, venta ambulante...". La razón está en que los juguetes adquiridos en lugares no autorizados suelen carecer de los requisitos legales que los hacen seguros.

  • Marcado CE: es una marca que informa a los compradores de que el juguete con las exigencias de seguridad que establece la Unión Europea.
  • Datos de la marca: en el juguete deben aparecer la marca, el nombre del producto y la dirección en Europa del fabricante.
  • Informar de los riesgos: en la caja o etiqueta del juguete deben exponerse los riesgos que puede entrañar para los niños de forma clara.

Estos elementos tienen que estar en un juguete para que este pueda ser considerado seguro. En el caso de que no estén presentes o no se informen de todos los riesgos explícitamente, el comprador puede denunciar esto en los organismos de consumo de su comunidad autónoma.

De hecho, tal y como aconsejan los expertos, "hay que intentar verificar certificaciones adicionales como la de TÜV Rheinland, que ofrece una mayor garantía de calidad sobre el producto".

Seleccionar los juguetes adecuados para cada edad

Todos los juguetes deben exponer, de manera clara, en alguna parte del envoltorio para qué edad están recomendados. Esto es importante porque, por ejemplo, para los niños más pequeños no se fabrican juguetes que contengan piezas pequeñas. De hecho, cuando las hay ya se explica en el embalaje que no está destinado para niños menores de 36 meses, debido a que pueden meterlas en la boca y ahogarse.

Además, tener en cuenta la edad garantiza un montaje sin problemas del juguete. Aunque los adultos pueden y deben ayudar, es importante que esta parte del proceso para disfrutar del regalo no entrañe riesgos para los más pequeños.

Cuidado con las pilas e imanes

Las pilas son un elemento que puede estar incluido en juguetes para niños que son muy pequeños y para los que las piezas pequeñas pueden ser un peligro si las chupan. Por esta razón, hay que cerciorarse de que este riesgo está contemplado en el embalaje o las instrucciones y de que la tapa solo la pueden abrir los adultos.

Asimismo, los imanes también pueden provocar lesiones graves en los niños si los ingieren. No solo deben haber pasado el control de calidad correspondiente, sino que el juguete debe alertar de su presencia para que los adultos puedan supervisar que los niños no se los meten en la boca.

Control del tiempo con los dispositivos tecnológicos

Las videoconsolas u otros dispositivos tecnológicos acercan a los niños a juegos que son muy educativos. Sin embargo, se recomienda leer detenidamente las instrucciones, ya que TÜV Rheinland llama la atención sobre lo siguiente:

  • El tiempo de juego: deben seguirse las recomendaciones sobre cuál es el tiempo aconsejado para que el niño disfrute de este juego. En caso de no respetar esto puede generar adicción.
  • Debe ser educativo: en el embalaje e instrucciones tiene que especificarse que el juego es educativo y si es adecuado para la edad del niño que va a recibir este regalo.
  • Restricciones de uso: los adultos deben activar el control parental o tomar otras medidas de precaución que asegurarán un buen uso del juego.

La importancia de la supervisión de los adultos

Es aconsejable que los adultos estén siempre supervisando a los más pequeños mientras juegan. No solo para evitar que puedan acceder a las pilas, hacerse daño debido a un mal montaje del juego o pasar un tiempo excesivo delante de la pantalla de la tablet, sino para favorecer la diversión en familia.

Los juegos familiares favorecen el vínculo entre padres e hijos, además de que permiten desarrollar otro tipo de habilidades como el trabajo en equipo, la comunicación y la tolerancia a la frustración.

Aunque los juguetes parezcan inofensivos, verificar que son seguros y que se adaptan a la edad de los niños que los van a recibir es importante para evitar riesgos que puedan poner en peligro su salud. Asimismo, no hay que olvidarse de elegir aquellos juguetes que ofrezcan una garantía de mayor calidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento