J. Luis Cáceres perdió a su hijastro, de 27 años, en el fatal accidente aéreo del pasado día 20 del vuelo de Spanair jk 5022 que se dirigía a Gran Canaria. Es uno de los familiares afectados por el trágico suceso y reconocía que "sólo nos han puesto facilidades en nuestro traslado desde Fuerteventura a Madrid. De resto, nada más. De hecho, hemos podido informarnos de todo anoche, a las cuatro y media de la mañana".

Tenía un billete para salir en un vuelo anterior, pero el pobre lo cambió"

David Caballero, militar destinado en Madrid, se dirigía a Fuerteventura para pasar unos días con su familia y celebrar el cumpleaños de su hermana. "Ahora será una fecha señalada por la hermana y por él. Lo peor es que tenía un billete para salir en un vuelo anterior, pero el pobre lo cambió. Ahora somos una familia hundida, destrozada, que irá recuperándose poco a poco con el tiempo. No nos queda más remedio", comentaba J. Luis Cáceres.

Ahora, con David Caballero ya identificado, "sólo esperamos que nos lo puedan mandar a Las Palmas y poder darle sepultura", decía J. Luis Cáceres antes de que el cuerpo de su hijastro fuera trasladado a la isla. David Caballero, de hecho, se ha convertido a posteriori -en la tarde del viernes- en el primer canario sepultado en las islas. Al respecto de la experiencia que supone reconocer el cadáver de su familiar, J. Luis Cáceres concluía que "no se puede explicar con palabras, son sentimientos que van con la persona".

"Que no nos engañen"

"La única cosa que les pedimos es que no nos mientan", ha dicho otro de los familiares de las víctimas, quien ha criticado a la compañía por "poner un teléfono que no sirve para nada" y ha detallado que la gente se ha gastado el dinero haciendo llamadas inútiles porque nadie los atendía.

Visiblemente afectado, pidió ante los medios congregados a su alrededor que "no nos engañen y que nos traigan a los nuestros".

"Yo tengo a tres, mis hijos y mi nieto", recordababa, a la vez que exigía "no quiero políticos a mi lado, lo que quiero son soluciones".