Seis andaluces, tres de ellos de una misma familia, entre los fallecidos de Barajas

El trágico accidente del avión de Spanair ocurrido el pasado día 18 en el madrileño aeropuerto de Barajas se saldó con la muerte de seis andaluces, aunque tres de ellos no vivían en la actualidad en la comunidad.

Jaén

Entre estas historias que han trascendido, destaca la de los tres miembros de una misma familia del municipio jiennense de La Guardia.

Juan Muriana López, de 36 años, y Mercedes Martínez Conde, de 34, y de su hija Mercedes, de seis años, viajaban a Canarias de vacaciones en el avión siniestrado.

Según informó el teniente de alcalde de la localidad, Antonio Godino, en el pueblo "una vez que se conocieron los primeros datos sobre el vuelo, aumentó la preocupación, ya que sus familiares sabían que habían embarcado en el avión. Iban de vacaciones", comentó.

Inmediatamente, las personas más cercanas de las víctimas, acompañadas por el alcalde, se trasladaron hasta el Ifema de Madrid, donde supieron que sus familiares no se encontraban en la lista de heridos.

La familia Munuera-Martínez era muy conocida en La Guardia, donde Mercedes regentaba una peluquería y Juan trabajaba como instalador eléctrico. "Eran personas muy conocidas y muy queridas y ha sido un mazazo enorme para el pueblo", aseguró.

En la tripulación del avión accidentado también se encontraban andaluces, pero con suerte desigual, ya que la única superviviente de estas diez personas es una joven de Ubeda (Jaén), Antonia Martínez Jiménez, de 27 años.

Málaga

También en Málaga una familia quedaba marcada por esta tragedia, al perecer en el accidente Alejandro Villanueva Martín, de 38 años, junto a su mujer, Carmen Isabel Santana, de 36 años, natural de Las Palmas, y sus tres hijos.

Alejandro Villanueva trabajaba desde hacía 14 años en las Islas Canarias, adonde se fue con su mujer, a quien conoció en Málaga, ya que Carmen Isabel, maestra de profesión, estudió en la capital malagueña. En Las Palmas, él trabajaba en una empresa dedicada a la limpieza y reparación de piscinas.

El matrimonio, vinculado a Málaga, donde viajaba anualmente para visitar a la familia, regresaba a Las Palmas con sus tres hijos, de 12, 10 y cuatro años, tras pasar sus vacaciones en la Península.

Almería

En Almería, el municipio al que llegó el dolor fue Gádor, de donde era natural Telesforo Molino Rodríguez, un funcionario de prisiones de 38 años que concurrió como número cinco del Partido de Almería (PAL) a las últimas elecciones municipales de su pueblo natal.

En un comunicado, el PAL definió a su compañero de militancia como "valiente y entregado", trasladó su "más sentido pésame" a los allegados por una tragedia que ha "consternado" a todo el partido y al municipio la Comarca del Bajo Andarax, de 3.100 habitantes y a pocos kilómetros de la capital. Telesforo Molino --alias 'Willy' para sus amigos-- estaba destinado en la prisión de alta seguridad de San Fernando (Cádiz) y viajaba a menudo a Las Palmas de Gran Canaria, donde reside su compañera sentimental y ciudad a la que "estaba muy vinculado".

Huelva

El otro tripulante andaluz es Gabriel Guerrero Durán, de 32 años y natural de Huelva, aunque residente en Madrid. Antonia era una auxiliar de vuelo, procedente de la base operativa en Barcelona, que se encontraba en tránsito, según confirmaron fuentes del centro de trabajo de la aerolínea.

En estos momentos, se encuentra internada en el Hospital de La Princesa de Madrid con quemaduras faciales y un brazo roto, así como varias costillas, aunque evoluciona favorablemente. Su pronóstico es grave.

La tripulación contaba con miembros procedentes de las comunidades autónomas de Madrid, Barcelona, Huelva, Segovia, Asturias y Baleares. Fuentes cercanas a Spanair concretaron que de los diez tripulantes -seis de vuelo y cuatro de tránsito- tres eran pilotos, residentes en Palma de Mallorca, dos de ellos de vuelo y uno de tránsito, y siete auxiliares de vuelo, de los que cuatro eran de vuelo y tres de tránsito.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento