Un juzgado descarta violencia de género en el caso del guardia civil que se suicidó e hirió de rebote a su mujer

Dispositivo policial alrededor de la vivienda donde un guardia civil ha disparado a su mujer y después se ha suicidado en Ceuta.
Imagen del dispositivo policial alrededor de la vivienda donde ocurrieron los hechos.
ATLAS

"Un cúmulo de adversidades". De esta forma y no de violencia de género, califica el juzgado encargado de instruir la causa de un guardia civil que se suicidó el pasado junio, hiriendo en el acto a su mujer.

Este órgano ha ordenado así el archivo de la causa no solo por el fallecimiento del demandado, sino "por no ser los hechos constitutivos de un delito de violencia de género".

A diferencia de lo que se contó en un primer momento, según la investigación "hubo un único disparo" por parte del fallecido, que fue el que "utilizó para suicidarse". Además añade que "las pruebas, más que evidentes, demuestran que ese único disparo [en la cabeza] lesionó, una vez se había disparado, a la denunciante, con el infortunio de causarle lesiones en ambas piernas".

La reconstrucción de los hechos, a la que ha tenido acceso el diario local El Faro, -que adelantó la noticia el sábado- arroja algo de luz sobre esta insólita situación. 

Según se cuenta en sus páginas "la bala fue directa de su cabeza [la del agente] hacia la puerta sin hallar obstáculo alguno ya que estaba abierta", donde "en el pasillo y de pie, se encontraba la mujer".

El relato sostiene que las dos piernas "fueron atravesadas por esa bala" dado que "ella estaba de pie y el agente sentado", extremo que "cuadra con ambas alturas de los cuerpos".

El auto de sobreseimiento también recoge las "versiones contradictorias" expuestas por la denunciante. Primero, el mismo día de los hechos, el 12 de junio, declaró ante la Policía Nacional que el padre de sus dos hijos de corta edad había pegado "un tiro dirigido al techo" y que "posteriormente le apuntó y empezó a escuchar tiros".

Tres días después se ratificó en la denuncia en sede judicial y posteriormente, ante el Juzgado de Violencia de Género, manifestó que "no escuchó disparos" y "lo único que alcanzó a oír fue cómo él cogía la pistola" reglamentaria.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento