¿Son obligatorios los neumáticos de invierno? Qué son y para qué sirven

Los neumáticos están formados por alrededor de 200 tipos de elementos diferentes.
Los neumáticos están formados por alrededor de 200 tipos de elementos diferentes.
PublicDomainPictures/Pixabay

Se acerca el frío y hay que preparar el coche para posibles nevadas en la carretera o firmes deslizantes a causa de las lluvias y las bajas temperaturas. Es indispensable, por ejemplo, llevar cadenas en el maletero ya que no colocarlas puede suponer una sanción desde los 180 a los casi 500 euros, pero no son el único elemento para combatir los meses de frío en carretera.

Los neumáticos de invierno son un tipo de rueda que gracias a su dibujo y su relieve consiguen evacuar mejor el agua y ofrecen una mayor sujeción a la calzada. En su composición hay más sílice que en las ruedas de verano, un material que responde mejor ante las bajas temperaturas ya que evita que la goma se endurezca.

La buena noticia es que no, estos neumáticos no son de uso obligatorio según la DGT aunque sí se recomienda llevarlos durante la estación invernal en zonas específicas donde las condiciones meteorológicas empeoren el estado de las carreteras y de la conducción. De todas formas, conviene estar atentos a los boletines y las informaciones de Tráfico ya que en algunas zonas se puede prohibir puntualmente el uso de cadenas en favor de este tipo de neumáticos, dependiendo de la climatología.

Neumáticos de inviernos vs. neumáticos de verano

La diferencia entre llevar ruedas de invierno o ruedas convencionales se nota, por ejemplo, en la distancia de frenada. La DGT calcula que este tipo de neumáticos necesita hasta 31 metros menos de distancia de frenada en comparación con los de verano. Su uso se recomienda cuando las temperaturas bajen más de 7 grados centígrados y no es necesario que haya nieve en la carretera, ya que con el frío las ruedas normales pierden sujeción y con ello aumenta el riesgo de accidentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento