La mirada abstracta de Rebeca Plana sobre el Xúquer fluye en la Sala Martínez Guerricabeitia en La Nau

Imagen de la muestra 'Riu. Rebeca Plana' en La Nau de la Universitat de València
Imagen de la muestra 'Riu. Rebeca Plana' en La Nau de la Universitat de València
UNIVERSITAT DE VALÈNCIA

La mirada abstracta de la pintora Rebeca Plana del río Xúquer fluirá hasta el próximo 23 de febrero por la Sala Martínez Guerricabeitia de La Nau con su última muestra, que quiere ser también "de homenaje a la España vaciada y de reivindicación del artista en el medio rural".

La artista ha presentado este lunes la exposición 'Riu. Rebeca Plana', acompañada del comisario Martí Domínguez y del director de actividades de la colección Martínez Guerricabeitia, está compuesta por un total de 43 obras, 11 lienzos de gran formato que incluyen dos tondos, 32 obras en papel e instalaciones con un colchón y puertas de nevera que le sirve a la autora como crítica a los desechos que terminan en las aguas del río.

La obra 'La fuerza de la naturaleza', un lienzo de 4,5 metros pintado en exclusiva para esta muestra, es el cuadro central sobre el que bascula toda la exposición y que representa la evolución del río a lo largo de las estaciones plasmadas por los distintos cromatismos.

La artista, tras su paso por Barcelona, decidió regresar a su Albalat de la Ribera natal y allí no pudo escapar del influjo que las aguas del Xùquer le causa ya que está presente en su día a día, desde que se levanta hasta que se acuesta.

Además, en esta muestra el verde que le acompañado desde niña, ha crecido rodeada de naranjos, cobra protagonismo y lo introduce como una constatación de "su madurez" artística. Así, ha explicado que mientras rehuye del azul se vuelca con el verde porque tiene "una escala tonal" muy potente al estar compuestos por dos colores primarios, el rojo y el amarillo, y genera fuertes sensaciones, algunas de ellas de rechazo, al combinarlo con tonos como fucsia o el morado.

Plana ha apuntado que trabaja también con materiales fungibles, visitando ecoparque para recoger colchones, o ahora pidiendo a sus vecinos mesas antiguas para contar una historia y seguir trabajando así su relación con la Naturaleza.

Pero esta exposición es también una llamada de defensa del artista en el mundo rural. En ese sentido, ha reivindicado "la paz" que genera vivir en esos pequeños pueblos de la España vaciada, pese a estar muchas veces a escasos 20 minutos de grandes ciudades como València, y que sirve para calmar los "tormentos personales" que sufren su generación artística por su futuro económico.

FALTA DE RECONOCIMIENTO

En ese sentido, ha atribuido la falta de reconocimiento que de su generación artística dentro de la propia Comunitat Valenciana, frente a la puesta en valor que les brinda galerías de Madrid, Gijón o Salamanca, a "los grandes pesos pesados" de los artistas que les han precedido desde la llegada de la democracia, y que al estar aun vivos "no les dejan entrar en batalla". Por ello, ha agradecido la oportunidad que le brinda poder exhibir en la sala Martínez Guerricabeitia.

Al respecto, el director de actividades de la colección Martínez Guerricabeitia ha resaltado que aunque el estilo de Plana en principio "no encaja del todo bien" con la colección han querido abrirse a otras expresiones artísticas y ha resaltado que la abstracción es "una de las formas más puras" y debía contar con un cobijo.

Además, ha resaltado que Plana ha logrado que su obra sea plenamente identificable en cuanto se ve y ha apuntado que su abstracción no deja de esconder un trasfondo "figurativo" que le confiere a su arte "una potencia que enamora".

Al respecto, la artista ha admitido ha este comentario le ha hecho pensar mucho sobre qué esconden sus trabajos porque una obra abstracta "solo termina cuando el espectador se ve reflejada en ella". Además, ha reconocido el "fuerte choque emocional" que le causa ver sus trabajos, que en su estudio están amontonados como cañas en el río, expuestas en la sala porque cuando salen de su taller dejan de ser su obra para ser del público.

Por su parte, el comisario Martí Domínguez ha resaltado el "carácter altamente abstracto" de la obra de Plana, "un carácter a veces caligráfico, que combina elementos de composición estructurada con un ambiente salvaje y de improvisación". Así, ha resaltado que plantea "un mundo en bruto moderno, humanista, hecho a mano a propósito, de un aspecto efímero, peligroso y, sin embargo, muy diseñado, en definitiva, inesperado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento