Sánchez planea sacar a Podemos de la gestión de la Seguridad Social

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la firma de su acuerdo para un Gobierno de coalición.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la firma de su acuerdo para un Gobierno de coalición.
EUROPA PRESS

El desglose de las competencias que corresponderán a cada ministerio en el Gobierno de coalición es una de las claves de la negociación del futuro Ejecutivo de Pedro Sánchez, en el que Pablo Iglesias tendrá una vicepresidencia social.

La formación morada no reclama ministerios de Estado, y se da por seguro que Nadia Calviño, al frente de una vicepresidencia económica, será uno de los puntales del próximo Gobierno de Sánchez y tendrá la llave de gran parte de los asuntos que lleguen al Consejo de Ministros, mientras que Carmen Calvo dirigiría otra vicepresidencia más política.

Eso haría difícil que Iglesias tenga capacidad de intervenir en los temas fundamentales de la política económica, con lo que ha cobrado fuerza la posibilidad de que, si Podemos asume el Ministerio de Trabajo, se descuelguen de ese departamento algunas de las atribuciones con las que cuenta ahora, como las competencias en Seguridad Social o pensiones, que en una nueva estructura podrían depender de otro ministerio.

La inquietud de los socialistas se basa en que, más allá de subir las pensiones, Podemos no considera la sostenibilidad del sistema. A esto se suma la falta de perfiles técnicos y con experiencia para el puesto dentro del partido. Sin embargo, sí dispone de miembros con capacidad demostrada en otras áreas del ministerio como Migraciones o la Inspección de Trabajo.

La Seguridad Social suma una situación financiera que la hace estructuralmente deficitaria por los gastos que debe asumir para pagar un creciente número de prestaciones cada vez más altas. Actualmente está gestionada como una secretaría de estado por Octavio Granado.

Entre los precedentes que han tenido estas negociaciones de Gobierno hay que recordar las reticencias que Iglesias siempre ha mostrado a aceptar ministerios vacíos de contenido, aunque su última baza antes de fracasar la anterior investidura fue pedir la gestión de las políticas activas de empleo, competencias que en su mayor parte están en manos de las comunidades autónomas.

De momento, nada oficial trasciende de los contactos que de forma regular mantienen Sánchez e Iglesias, según confirman fuentes conocedoras de la negociación. Así que todo siguen siendo especulaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento