La precariedad laboral afecta ya a 4 de cada 10 trabajadores en Cataluña y se extiende a cualquier sector 

  • El 37% de los contratos que se hicieron el año pasado eran inferiores a un mes.
Xavier Reboso, Trinitat Charles y Luka Bader son tres ejemplos de la precariedad en Cataluña.
Xavier Reboso, Trinitat Charles y Luka Bader son tres ejemplos de la precariedad en Cataluña.
miquel taverna

"¿En 2008 tu situación laboral era mejor o peor que hoy? Es una pregunta clave y vemos que la respuesta mayoritaria es que están peor" lamenta el secretario general de la UGT de Catalunya, Camil Ros. 

Y es que los datos son demoledores: cuatro de cada diez trabajadores en Cataluña se encuentran en situación de precariedad laboral, es decir, un 41,2% de la población activa tiene o bien un salario bajo o durante el año tienen contratos de corta o muy corta duración, y por tanto no tienen un puesto de trabajo estable. O ambas cosas..

En cuanto a sueldos, en Cataluña 666.014 trabajadores (el 23,5%) tiene salarios por debajo de lo que dictamina la OCDE teniendo en cuenta que el salario mínimo en España es de 900 euros brutos al mes. En Barcelona ciudad, el porcentaje asciende hasta el 29,7%, es decir que 284.798 barceloneses tienen salarios bajos.

Además, según los datos del sindicato, el 37,35% de los contratos registrados el 2018 tuvo una duración inferior a un mes, un 7,43% más que hace diez años. Una cifra que en la ciudad de Barcelona se dispara hasta el 42,90% las personas que han tenido un contrato inferior a un mes de duración. 

En el caso de los hombres, el incremento fue de un 36,02%, 10,76 puntos porcentuales más que el 2009, mientras que en el caso de las mujeres subió 4,14 puntos, hasta el 28,09%. Además, el estudio de UGT detecta un aumento de la rotación laboral: se ha pasado del 2,12 contratos por persona y año del año 2007, antes del inicio de la crisis, a 2,55 el 2018.

"Es una situación grave y denunciable" afirma con preocupación Camil Ros a 20minutos y añade "hemos de entender que precarios somos todos. Profesiones que nunca hubieras pensado que son precarias, hoy lo son". Ante esta situación Ros afirma que es imprescindible "visibilizar al precariado" (que es el nombre de la campaña que ha puesto en marcha la UGT para sacar a luz pública a esta nueva clase social que ha surgido en Europa y que tiene como denominador común el trabajo precario). Según Ros, debemos denunciar que "la salida de la crisis para la gente trabajadora no existe". 

El sindicato avisa que la situación afecta no solo trabajadores de comercios, de la hostelería, repartidores de las plataformas digitales o trabajadores de multiservicios, sino también profesiones más cualificadas como la investigación científica, abogados, periodistas o arquitectos, además de las pequeñas y medianas empresas y los autónomos. Y les anima a denunciar su situación de precariedad laboral

Si comparamos la situación de los trabajadores en España con el resto de Europa, los datos del sindicato revelan que la temporalidad en Europa es de un 32% de media, pero en el caso de España, el número de contratos temporales asciende al 56%. Esta cifra es el segundo peor dato de todos los países que integran la Unión Europea, solamente superada por Montenegro.

Si nos detenemos en los salarios por hora de los menores de 30 años, España se sitúa en la cola ya que perciben menos de 9 euros/hora, cuando la media europea es de 12,32 euros/hora.

Además, el 24,7% de los contratos son a tiempo parcial y se supera de nuevo la media europea, situada en el 20,3%. Y aún es más significativo que en España el trabajo a tiempo parcial no es voluntario, así según el informe de la UGT, el 61,2% del trabajo parcial es involuntario, mientras que en Europa el porcentaje de trabajo a tiempo parcial no deseado es del 32,5%.

Diferentes caras de un mismo problema

Ellos son tres ejemplos de precariedad en el trabajo y en las pensiones: "No llegas a final de mes", aseguran. "Yo como muchos días en casa de mi madre, es la manera de poder salir algún fin de semana, y tengo 49 años", denuncia Xavier Reboso. "Lo peor es que no veo que en un futuro próximo vaya a tener un contrato estable" lamenta Luka Bader. "Ni un capricho me puedo permitir" explica Trinitat Charles. Todos ellos denuncian que las administraciones públicas "no están haciendo nada, al contrario, con su dejadez están precarizando todos los sectores y extendiendo esta situación". Aseguran que lamentablemente forman parte de una nueva clase social: los precariados.

Xavier Reboso, sector del tiempo libre, 49 años

"Trabajo en el llamado sector del tiempo libre donde las jornadas pueden llegar a ser de siete días seguidos, no hay complementos por trabajar un festivo, y en mi caso el sueldo es de 913 euros al mes. Sí, soy precario".

Trinitat Charles, pensionista, viuda, 83 años

"Estoy sola. Pago el alquiler, el agua, el gas y la luz con una pensión de viudedad de 677 euros al mes. Con lo que me queda, me llega justo para comer y si surge algún imprevisto he de recurrir a las amistades para que me ayuden".

Luka Bader, arquitecto. 27 años

"Acabé la carrera hace dos años y trabajo en un despacho pequeño como falso autónomo y a tiempo completo. Para pagar la cuota de autónomo debo complementar el sueldo con proyectos propios, trabajo hasta 12 horas al día".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento