Los agentes encontraron una brida en la guantera del vehículo del Chicle

Juicio asesinato Diana Quer - acusado Jose Enrique Abuín
Juicio asesinato Diana Quer - acusado Jose Enrique Abuín
ÁLVARO BALLESTEROS

Los agentes que se ocuparon de la inspección ocular del vehículo del único procesado por el crimen de Diana Quer, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, han contado en la novena sesión de esta vista oral que localizaron una brida en la guantera. 

Este era un dato desconocido hasta el momento y en ese examen encontraron además un rollo de cinta, así como una sábana en el maletero, que fue limpiado. En la nave de Asados, en Rianxo (A Coruña), en cuyo pozo permaneció la joven madrileña de 18 años un total de 496 días, se hallaron igualmente bridas y cintas.

El equipo forense que realizó la autopsia de Diana Quer, coordinado por Fernando Serrulla, y el grupo encargado de revisar ese trabajo a petición de la familia de la víctima, liderado por el experto José Blanco Pampín, coincidieron este jueves en que Abuín mató a la joven con una brida y no con sus manos, como él sostiene, y tampoco de manera accidental. 

El "error" de hablar con su amigo

Dos agentes de la Policía Judicial de A Coruña han desvelado que José Enrique Abuín, el Chicle, cometió "un error grave": Hablar a un amigo de la nave de Asados donde se encontraba el cuerpo de Diana Quer, lo que hubiese guiado a los investigadores a encontrar el cadáver. 

Los agentes de la Policía Judicial testificaron este viernes en la sesión del juicio por el crimen de Diana Quer, centrada en la reconstrucción del crimen.

Uno de los agentes ha relatado que la nave de la antigua fábrica de gaseosas de Asados, en Rianxo (A Coruña), iba a ser inspeccionada en enero de 2018 y que por tanto "el cuerpo se iba a localizar sin duda", pues el Chicle cometió un "error grave" antes del intento de rapto a una mujer de Boiro que precipitó su detención el 29 de diciembre de 2017 por el caso Quer. 

Tras el arresto, el Chicle condujo a los investigadores hacia el pozo al que lanzó a la madrileña de 18 años y al que los agentes insisten en que habrían llegado sea como fuere. Porque ese "error" del Chicle fue decirle a su amigo Manuel Somoza, que acudió a este juicio en calidad de testigo, que quería enseñarle esa nave.

La escalofriante nave de Asados

Entrar en la nave abandonada de Asados de madrugada, con unas condiciones de luz similares a las que había el 22 de agosto de 2016, produce "la misma sensación que entrar a una habitación a oscuras" y resulta "muy complicado moverse" en ella "aunque se conozca", según recoge el informe que elaboraron dos peritos de la Guardia Civil para situar el relato de Enrique Abuín en la noche de los hechos. 

Además, han añadido que es "prácticamente imposible, y más si lo haces portando peso contigo", ha dicho uno de los peritos, en referencia a la declaración de Enrique Abuín, que aseguró que había cargado con el cuerpo muerto de Diana en brazos por la nave y había bajado las escaleras con ella así. De hecho, poco antes, en la sala, se ha podido visionar la reconstrucción que realizó El Chicle con la Guardia Civil, unas imágenes en las que puede verse al acusado con el maniquí que simulaba ser la víctima en brazos mientras baja por la estrecha escalera al sótano. 

Según contó El Chicle, llevó el vehículo en el que llevaba a Diana hasta el interior de la nave de Asados. Una vez allí, la sacó y la llevó en brazos hasta el fondo del edificio. Bajó las escaleras y atravesó el sótano hasta el pozo, donde introdujo el cuerpo, empezando por las piernas tras lastrarlo con dos bloques. En las imágenes puede verse que la boca del pozo es muy estrecha y entra con dificultad cada bloque por separado. 

Según han contado los agentes que analizaron la luminosidad de la nave durante la madrugada, en la planta desde la que se entra "la vista se va acostumbrando" y puede verse "a un metro o metro y medio" de distancia, aunque con dificultad. Caminar por el interior, no obstante, "se hace muy difícil" porque en el suelo hay "arquetas abiertas" en las que "se puede tropezar". 

En el fondo de la nave se ubican tres puertas, una de las cuales da al sótano. "Al asomarte a la puerta, lo único que ves es oscuridad total", ha dicho el agente, para quien es "prácticamente imposible" bajar esa escalera en oscuridad, más aún si no es posible "ir tocando la pared" porque se tienen las manos ocupadas.

El agente, que ha descrito el sótano como "escalofriante", ha añadido que es "imposible" moverse allí "sin luz". "Una vez dentro, tienes sensación de pérdida espacial, pierdes la orientación", ha dicho el agente. 

Reconstrucción de los hechos

La sala ha podido ver este viernes también la reconstrucción de los hechos, en la que Enrique Abuín, que se ve en las imágenes relajado e incluso sonriente, cuenta que esa madrugada se encontraba en la calle Venecia sustrayendo gasóleo de las furgonetas de los feriantes.

Según su versión, se encontró a Diana en la esquina, y por miedo a que lo "delatase", la agarró del cuello y le causó la muerte. Los agentes han declarado que el acusado les indicó que le había apretado el cuello "por debajo de la barbilla" y durante "unos 10 segundos".

Después, la introdujo, según su versión, en el asiento trasero del vehículo, y la llevó hasta la nave de Asados, donde la bajó la tiró dentro del pozo. Al regresar al coche con la ropa de la joven, que aseguró que se la había quitado por si quedasen rastros del vehículo, El Chicle ha afirmado que se dio cuenta de que se había quedado allí el bolso de la víctima, por lo que volvió a bajar al sótano y a abrir el pozo y lo tiró dentro. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento