La llegada de 41.500 refugiados colapsa los servicios sociales de Madrid

  • Familias solicitantes de asilo o refugio duermen bajo el frío y la lluvia a la espera de un alojamiento. 
  • El Ayuntamiento ha enviado dos cartas al Gobierno de España pidiendo que asuma sus competencias. 
  • El Gobierno acusa a Almeida de escatimar recursos: "No puede ser que el Samur tenga tan pocos en calle". 
Un grupo de sintecho se prepara para dormir frente a la sede del Samur Social.
Un grupo de sintecho se prepara para dormir frente a la sede del Samur Social.
Jorge París

"No podemos dar cabida a todos y lo que hacemos es exigirle al Gobierno que cumpla con sus competencias". Así de contundente se ha mostrado la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz (PP), después de comunicar que el alcalde de la ciudad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, había enviado una carta al presidente del Gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez, exigiéndole una solución para los solicitantes de asilo que cada semana llegan a la capital y para los que no hay recursos municipales suficientes.

"Desde el Gobierno no se están dando las soluciones que demanda esta emergencia social, debe haber una implicación absoluta", ha recalcado la también delegada de Seguridad y Emergencias, quien ha asegurado que el Ayuntamiento de Madrid está haciendo todo lo que está en su mano para que se puedan ofrecer más centros – ya se cedió ya uno en la localidad Cercedilla que cuenta con 120 plazas– aunque sus capacidades sean limitadas.

Desde el Gobierno no se están dando las soluciones que demanda esta emergencia social

En la misma línea, el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte (Cs), remitió una misiva al Ministerio de Migraciones emplazándoles a una reunión el viernes 29 de noviembre con Unicef, Acnur, Save the Children y la Comunidad de Madrid. Aniorte ha señalado que hay familias que "dada la situación de la red municipal y la incapacidad del Gobierno central para afrontar su competencia se han visto obligadas a dormir en la calle". De hecho, cada noche solicitantes de asilo o refugio duermen cada noche bajo el frío y la lluvia a la espera de obtener un alojamiento.

El problema con estas personas que llegan sobre todo de paises latinoamericanos –Venezuela, Guatelama...–a través del aeropuerto de Barajas es que la situación del Samur Social es de colapso. En estos momentos, el Consistorio atiende en la red municipal a 1.090 personas, pero cada semana este servicio es demandado por más solicitantes de asilo. Las últimas cifras oficiales señalan que hasta el 31 de octubre han llegado solicitando asilo o refugio a Madrid un total de 41.510 personas.

Desde el Gobierno, que ostenta la competencia en la materia, creen que el Ayuntamiento escatima recursos en la atención de emergencia a pie de calle que realiza el Samur Social. "No puede ser que el Ayuntamiento de Madrid, con una población de casi cuatro millones de habitantes, tenga tan pocos recursos de calle. Porque hasta que no se formaliza la solicitud, hasta que no tenemos constancia que esa persona es solicitante de asilo, es una persona que está en la calle y por tanto el Ayuntamiento tiene también que cumplir con sus funciones", ha indicado la Secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, que desveló que de los siete recursos que les ofreció el Ayuntamiento solo el de Cercedilla era de uso inmediato.

No puede ser que el Ayuntamiento de Madrid tenga tan pocos recursos de calle

Rumí cifró en 2.800 el número de solicitantes de asilo que desde el pasado mes de julio ha acogido el Gobierno procedentes del Samur Social. Explicó además que Interior, encargado de otorgar o denegar el asilo y al que pidió agilizar las resoluciones, solo aprueba en torno al 5% de las peticiones, lo que indica que la mayoría de estas personas no van a tener derecho a protección internacional y van a tener que salir del país. Esto se debe a que estos solicitantes no provienen de países en guerra o donde hay persecuciones por diferentes razones y tampoco se trata de población vulnerable.

Sobre esta situación se pronunció también el Arzobispado criticando que la administración "deja a niños durmiendo en la calle". El vicario para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación de la Diócesis de Madrid, José Luis Segovia, tildó de "impresentable que el Gobierno, la Comunidad y el Ayuntamiento dejen a niños durmiendo bajo la lluvia y que, una vez más, tengan que intervenir la Iglesia y la solidaridad ciudadana para evitar que se pateen su dignidad". Segovia vaticinó que el problema se puede agravar desde el lunes con el inicio de la campaña del frío –habrá solo 509 plazas más en albergues– cuando en la calle coinciden personas sin hogar y solicitantes de asilo o refugio.

El Defensor del Pueblo exige crear más plazas

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha lamentado que haya niños y mujeres solicitantes de asilo durmiendo en la calle en Madrid. "Es muy fuerte que yo ponga a las siete de la mañana la radio y me digan que ha habido niños en la puerta del Samur o dentro y que cuando aparece una cámara (de TV) abran una verja, esas cosas son tremendas", ha opinado en relación con las familias que acuden al Samur Social pidiendo un alojamiento.

"Madrid es una ciudad importante, por lo que deberíamos encontrar los mecanismos que permitan que las mujeres, las embarazas, los niños y los ancianos, que son seres vulnerables, encuentren algún tipo de acogida", ha afirmado Marugán, quien ha exigido la creación de más plazas. "Si no hay instalaciones habrá que crearlas. Lo que no puede haber es esa rigidez. Habrá que buscar algunos recursos y financiar algunas plazas porque se tiene que poder resolver esa cuestión", ha dicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento