El PSOE busca la abstención de Ciudadanos y contacta ya con Arrimadas

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva celebrada este lunes.
La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
EFE/ Javier Lizón

El PSOE sigue haciendo cuentas para la investidura de Pedro Sánchez. Con el preacuerdo de coalición cerrado con Unidas Podemos, Ferraz tiene que seguir añadiendo piezas al puzle, y fuentes socialistas confían, según explican a 20minutos, en una fórmula que incluya la abstención de Ciudadanos. De hecho, desde el Gobierno en funciones ya ha habido contactos con la portavoz naranja, Inés Arrimadas, tal como ella misma confirmó. 

Eso sí, al mismo tiempo se desmarcó de la posibilidad de que haya un acercamiento. "Prefiere a ERC", dijo. En cambio, desde el PSOE dejan entrever que el objetivo de Sánchez es no depender del voto favorable de los independentistas para seguir como presidente.

La amalgama de votos podría quedar de la siguiente manera. Con el apoyo de PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, PRC, BNG, Teruel Existe y Coalición Canaria, la candidatura de Sánchez tendría 169 votos a favor. Mientras, los noes (PP, Vox, ERC, JxCat, CUP y Navarra Suma) se quedarían en 166. Eso siempre y cuando los naranjas se movieran del voto en contra (tienen 10 diputados) y Bildu optara por la abstención.

Desde Ciudadanos se mantienen en el no a la investidura, dado que son partidarios de una gran coalición entre PSOE y PP que les incluya también a ellos. Pero el hecho de que en los próximos meses el partido esté controlado por una gestora podría ser el momento ideal para justificar una abstención. Los abertzales (que tienen cinco diputados), por su parte, tendrían que repetir su posición de la moción de censura, donde ya se abstuvieron. El voto negativo de cualquiera de las dos formaciones echaría por tierra los planes socialistas.

Al final, el objetivo del PSOE no es otro que, tras haber escogido el camino de la coalición con Unidas Podemos, algo que no salió adelante en abril, no hipotecarse con el voto de los independentistas. En la moción de censura tanto ERC como el PdeCAT votaron a favor. El esquema que busca Ferraz, por tanto, se apoyaría en los partidos regionalistas.

Una opción que ha ocurrido en investiduras anteriores, pero no en las últimas, es la de las ausencias en las votaciones. Podría darse el caso de que haya grupos que decidan no ir (especialmente Bildu), con lo que la investidura saldría adelante en caso de abstención solo de Cs. Cabe recordar que Herri Batasuna, en su momento, no votaba en las investiduras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento