El 'Movimiento de las Sardinas' que planta cara a la ultraderecha de Matteo Salvini en la región de Emilia Romaña

  • Los organizadores piden no llevar banderas de partidos o asociaciones.
  • ​La región celebrará próximamente comicios regionales y las encuestas predicen el crecimiento de la ultraderecha.
'Movimiento de las Sardinas' en la Plaza Mayor de Bolonia.
'Movimiento de las Sardinas' en la Plaza Mayor de Bolonia.
Arci Nazionale / FACEBOOK

Matteo Salvini, que llegó a ser vicepresidente de Italia y que en septiembre quedó fuera del Gobierno del país tras una maniobra política de su propia iniciativa, no ha tirado ni mucho menos la toalla y tras su victoria en las regionales de Umbría se ha lanzado a conquistar la próxima región del país que celebrará comicios: Emilia Romaña. Sin embargo, en los últimos días le ha surgido un movimiento que le sigue allá donde va y que protesta en las calles de manera no violenta contra la retórica de ultraderecha: el 'Movimiento de las Sardinas'.

Esta zona de Italia no sólo es el próximo escenario electoral en el que Salvini tiene la oportunidad de lograr una victoria, sino que es una plaza simbólica: como Umbría, es un feudo tradicional de la izquierda italiana en el que, sin embargo, la ultraderecha representada por la Liga Norte podría experimentar un considerable crecimiento si se cumplen los sondeos.

"Como sardinas en lata"

Así, en estos días en los que Emilia Romaña copa la agenda del exministro de interior, un grupo de estudiantes efectuó un llamamiento vía Facebook a manifestarse "como sardinas en lata" el pasado jueves en la Plaza Mayor de Bolonia, cerca del lugar en el que Salvini celebraba un mitin ese mismo día.

La convocatoria triunfó en Bolonia, ciudad estudiantil poco receptiva hasta ahora a la ola de populismo que vive en la actualidad la política italiana. El diario La Repubblicacita en 12.000 la asistencia a la protesta, más del doble del aforo del Paladozza (donde el líder de la ultraderecha daba su mitin).

En la protesta no se mostraron banderas ni símbolos políticos de ningún signo: los manifestantes se limitaron a exhibir el gran número de 'sardinas' apretadas en la plaza, y a cantar canciones antifascistas como la célebre Bella Ciao que los partisanos italianos entonaron contra el régimen de Mussolini y la ocupación de sus aliados nazis en la primera mitad del siglo XX.

"Nuestro mensaje es positivo"

Mattia Santori, uno de los organizadores del 'flash mob' se ha mostrado satisfecho con la respuesta obtenida: "Sabíamos que la respuesta sería de esta clase. Por supuesto, en un evento organizado a través de redes sociales, nunca se sabe si lo virtual se volverá real", afirmo a La Repubblica.

Santori resume así el espíritu de las 'sardinas': "Nuestro mensaje es positivo. ¿Cuanta gente no se manifiestaba en la calle desde hacía tiempo? ¿Cuánta gente no dibujaba algo desde hacía años? ¿Cuánta gente criticaba y no hacía nada? Quisimos llegar al corazón de las personas y decir: tú que te quejas, ¿Qué es lo que haces para parar todo esto?" explicó al diario Quotidiano.

Ante el éxito de la manifestación, (cuyos participantes, según Salvini, eran "imbéciles de los centros sociales de izquierda y los nuevos escuadrones") el movimiento se replicó en la Piazza Grande de Módena este lunes, donde a pesar de la lluvia 7.000 personas se congregaron portando pancartas de sardinas y coreando 'Bella Ciao'.

Los participantes en esta convocatoria, además, decidieron dedicar la protesta a Liliana Segre, después de que la mitad de los concejales de extrema derecha se negaran a participar en un homenaje a esta senadora, expulsada de la escuela en su niñez en virtud de las Leyes Raciales Italianas y deportada a Auschwitz, donde murió su padre.

Al mismo tiempo, la concentración se replicaba fuera de Emilia Romaña, en ciudades como Turín, Florencia y Milán, en las que también miles de personas salieron a la calle a mostrar su simpatía con este movimiento; y también se han convocado actos en Sorrento, Rimini, Parma, Génova, Nápoles y Siena.

La carrera por la victoria en Emilia Romaña

A pesar del carácter no partidista de estas manifestaciones, la izquierda italiana las ha acogido cálidamente, especialmente ante el duelo que deberán afrontar en los comicios de Emilia Romaña: "Bajo la lluvia torrencial, mira cuántas sardinas hay en la Piazza Grande de Módena", celebraba Stefano Bonaccini, gobernador actual de la región por el Partido Demócrata y principal rival de Lucia Borgonzoni, candidata de la Liga. 

"Tampoco Módena muerde el anzuelo de propaganda de la Liga. El 'Capitán' huye de las sardinas que se han enfadado. ¡Gracias, Módena!" afirmaba en el mismo sentido Anna Ascani, vicepresidenta del partido. Porque, aunque rehusen alinearse con ningún partido, para el Partido Demócrata (que en las últimas generales obtuvo su peor resultado pero que logró acceder al ejecutivo tras la ruptura del Movimiento Cinco Estrellas con la Liga Norte), la oposición a Salvini de las 'sardinas' es un signo esperanzador que pone en duda el éxito que las encuestas vaticinan para la ultraderecha.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento