Expertos en Franz Kafka, a la gresca por la afición del escritor al porno duro

  • La publicación de un libro sobre él ha levantado una gran polémica.
  • Los kafkólogos acusan al biógrafo de antisemitismo y sensacionalismo.
  • Estaba suscrito a revistas porno que guardaba en un cajón bajo llave.
El escritor Franz Kafka (FOTO: www.franzkafka.de)
El escritor Franz Kafka (FOTO: www.franzkafka.de)
www.franzkafka.de

Una reciente biografía sobre la vida de un Franz Kafka veinteañero, escrita por James Hawes, experto en la figura del escritor, revela que el autor de La metamorfosiso El Castillo era aficionado al porno duro. La revelación de estas migajas de su vida íntima (que ya se conocían, pero no con tanto detalle) ha levantado una fuerte polémica entre admiradores y expertos en la figura del atormentado novelista, según informa el diario The Guardian.

Académicos alemanes acusan a Hawes de cometer un acto de imprudencia, caer en el sensacionalismo e, incluso, en el antisemitismo. "Considerar que las revistas que veía Kafka son porno duro es como comparar un poema de Heinrich Heine con un slogan de McDonald's", le espetó Anjana Shrivastava en el diario Der Spiegel.

Considerar que las revistas son porno duro es como comparar un poema de Heine con un slogan de McDonald's

En la polémica biografía de Hawes, titulada Excavating Kafka [Escarvando en Kafka], se asegura que el escritor era subscriptor habitual de revistas de fuerte contenido pornográfico.

Hawes va más allá en la intimididad del joven Kafka (en su empeño por desmontar los tópicos sobre el ascetismo y la frugalidad de la vida del escritor), asegurando que habría ocultado las revistas bajo llave en un pupitre para que nadie de la familia supiese su contenido.

El escritor estaba suscrito a las revistas Amethyst y Opale, ambas de carácter pornográfico para la época, pues se mostraban ilustraciones de felaciones, algunas de las cuales eran practicadas por animales.

Klaus Wagenbach, uno de los críticos más prestigiosos de la figura de Kafka, y que fue el primero en hacer referencia a la afición del escritor por las revistas pornográficas, le ha llamado, desde las páginas deal Frankfurter Allgemeine, "idiota" al biógrafo, a la vez que le acusaba de "no saber absolutamentn nada del escritor". Otros van directamente al dinero, y se decantan por una fenomenal estrategia de marketing para vender más ejemplares.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento