Investigan a un fiscal de California que usó a su hija de 13 años como cebo para atrapar a un pedófilo

  • Grabó un encuentro de la menor con el sospechoso para tener pruebas de los tocamientos y denunciarlos a la Policía.
Ali Mohammad Lajmiri, el hombre de 76 años detenido por supuestos abusos a una menor.
Ali Mohammad Lajmiri, el hombre de 76 años detenido por supuestos abusos a una menor.
Departamento de Policía de San José, California.

Un fiscal del condado de Santa Clara, en California, está siendo investigado después de que utilizara a su hija de 13 años para atrapar a un supuesto pedófilo y grabar sus encuentros en vídeo, según los documentos de la policía a los que ha tenido acceso The Mercury News. 

La Fiscalía General del Estado se ha hecho cargo del caso y estudia las acciones de este funcionario público por si pudiera incurrir en un delito por poner en peligro a una menor.

La abogada del acusado, Molly O’Neal, ha reconocido que en su carrera nunca antes había visto una actuación similar: “Si trabajas en el sistema de justicia penal, sabes muy bien que las personas pueden actuar de manera inesperada. Por lo tanto, nunca debes involucrarte personalmente ni a tu familia de forma vigilante cuando no estás capacitado para responder a cualquier escenario que pueda desarrollarse", señaló.

El citado fiscal, cuyo nombre no ha sido revelado, permitió a su hija que mantuviera contactos telefónicos con el supuesto pedófilo, Ali Mohammad Lajmiri, de 76 años. Además, la llegó a citar con el hombre y grabó el encuentro, donde se ve al detenido interactuando con la menor y agarrándola de la cintura. Posteriormente, el fiscal entregó la grabación a la policía, que detuvo a Lagrimi y lo mandó a prisión acusado de cuatro delitos por actos lascivos.

La niña alertó de los primeros incidentes

Fue la menor de 13 años quien el pasado mes de octubre alertó de que un hombre se había acercado varias veces a ella mientras paseaba a su perro durante los dos meses anteriores y la había "tocado sexualmente". Desde ese mismo momento se inició la investigación, en la que tanto el padre como la madre vieron al sospechoso en distintas ocasiones en el citado camino y le hicieron fotografías.

El pasado 11 de noviembre, el fiscal llevó a su hija al mismo sendero donde acudía el supuesto pedófilo y le dijo a la menor que permitiera al hombre que la tocara, menos en el pecho o entre las piernas.

El funcionario público grabó cómo el sospechoso se acercó a su hija y le rodeó con el brazo y le llevó la hacia un banco, donde intentó besarla en la boca. La niña consiguó zafarse

Lajmiri, que fue detenido solo un día después de que el fiscal entregara las grabaciones a la policía, señaló que su relación era paternal y alegó alzhéimer para justificar problemas de memoria. Ahora está en prisión bajo fianza de tres millones de dólares mientras la actuación del fiscal se encuentra en entredicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento