Dolores Redondo: "Mi cara norte es el lugar del que salen las novelas"

  • La escritora vasca retoma a la inspectora Amaia Salazar, protagonista de su exitosa trilogía del Baztán.
  • En ‘La cara norte del corazón’ (Destino) conoceremos a Amaia de niña y con 25 años.
  • El 5 de diciembre se estrena la adaptación al cine de la segunda parte de su saga, ‘Legado en los huesos’.
La escritora Dolores Redondo, en el Baztán
La escritora Dolores Redondo presentó su nueva novela, 'La cara norte del corazón', en el valle de Baztán (Navarra).
EDICIONES DESTINO

Dolores Redondo vuelve al Baztán y de allí salta a Nueva Orleans, en una precuela donde conoceremos a su protagonista de niña y con 25 años. Para la autora, La cara norte del corazón (Ediciones Destino) "permite al lector entrar haya leído o no la trilogía". Además, el 5 de diciembre se estrena Legado en los huesos, la segunda parte de su saga adaptada al cine con Marta Etura.

Solo han pasado seis años desde El guardián invisible, primer libro de la trilogía, pero seguramente le parecerá media vida... Suele ocurrir cuando las cosas son muy intensas, tienes las dos sensaciones a la vez. Por una parte, sientes que ha pasado muy rápido; por otra, parece que hace media vida, como si siempre hubiera estado haciendo esto. La verdad, no he tenido mucho tiempo de pararme a pensar: han sido cinco novelas, tres películas y el proyecto de Todo esto te daré, que se rodará el año que viene…

Un no parar, vaya. Es lo que siempre he querido. Tenía mucho que contar y espero que me llegue la vida. No sabemos cuando se acaba esto, por si acaso hay que darse prisa. Llevo diez novelas aquí [se señala la cabeza] y tengo que sacar todas.

¿Diez más? Estaba preparada. He estado muchos años esperando mi oportunidad y estaba lista. Las tengo que contar.

¿Ya tenía esta precuela en mente cuando empezó la trilogía? Es evidente, la trilogía está llena de pistas que llevan a Nueva Orleans. Muchos personajes ya se los había presentado a los lectores a pequeñas pinceladas. La intención de escribir sobre ese momento concreto, tras el paso del huracán Katrina [2005], la tenía hace mucho, era mi deuda personal con la ciudad.

Establecí incluso paralelismos entre los crímenes del Baztán y conceptos del vudú. Cuando anunciamos que ese sería el escenario, los lectores dijeron: "Claro, Nueva Orleans".

BIO

  • Dolores Redondo nació en San Sebastián, en 1969. Antes de triunfar como escritora, tuvo un restaurante. Aunque debutó en 2009 con 'Los privilegios del ángel', se dio a conocer en todo el mundo a partir de 2013 con la trilogía del Baztán, ahora adaptada al cine. Ganó el Premio Planeta en 2016 con 'Todo esto te daré'.

¿Por qué Katrina? Un huracán es un fenómeno natural relativamente habitual. Lo que no es habitual es lo que ocurrió luego, el abandono que sufrió la población fue demencial. La ayuda no llegó ni a las 24 ni a las 48 horas. Tardó cuatro días y para entonces miles de personas habían muerto de sed, de calor, por enfermedades. El principal hospital colapsó. ¡Se murieron los bebés en las incubadoras! Un desastre de una miseria humana exagerada.

Después hubo juicios, policías en la cárcel por asesinato. En los centros de emergencia se cometieron violaciones, crímenes… Ese abandono es llamativo en un país del primer mundo. Les trataron como ciudadanos de segunda. Nadie esperaba que el gobierno les diera la espalda así.

Las catástrofes naturales son un tema muy pertinente ahora que el cambio climático está en la agenda. ¿Cuál es su postura? ¿Cuál va a ser? ¡Solo hay una posible, pero si es nuestra casa! ¿Se nos cae la casa y nos quedamos mirando? Me parece de cajón. No se puede negar la evidencia y que esto nos va a traer terribles consecuencias… Y quienes tengan otra postura, les pediría que se informen y miren alrededor: vete a las playas, habla con los pescadores; vete al monte y habla incluso con los cazadores. Es insostenible. Los unos por los otros, la casa sin barrer… Los que sí nos damos cuenta nos pondremos a barrer y aportaremos lo que podamos.

También aparece el feminismo, Amaia se abre camino en un oficio de hombres. Amaia es feminista porque sí. Y ecologista. Es una persona de este mundo y ha de serlo. Pero aquí he querido contar que a una mujer trepa también le da igual pisar cabezas para prosperar. Y no tiene que ver con ser hombre o mujer sino con la ley del más fuerte.

¿Habrá más novelas de Amaia? Sí, por supuesto. No veo la necesidad de pasar página, sobre todo cuando hay tanta gente creando Amaias o Amaios con historias similares, porque interesan… Disfruto con este personaje y porque me permite traspasar los márgenes de la novela negra y denunciar cosas como lo que pasó en Nueva Orleans. Puedo crear a un asesino en serie a partir de un perfil real y a la vez hablar de la familia, de la pertenencia, del maltrato en la infancia… de cómo alguien maltratado puede llegar a vencer el miedo y poner eso al servicio de otras víctimas.

No veo la necesidad de pasar página, cuando hay tanta gente creando Amaias o Amaios con historias similares

¿Aprende Amaia a usar los miedos a su favor? Es maravilloso ver cómo evoluciona. El libro arranca contando cuando, con 12 años, estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas; esa noche y lo que pasa inmediatamente después son lo que hace clic en ella, una niña que pasaba el tiempo fuera de su casa y no era consciente de ser una maltratada. Eso la va a posicionar en el mundo.

La otra parte, en la que ella ya tiene 25 años, me ha encantado escribirla porque me he sentido muy identificada. He podido retomar esa época, verme a mí otra vez entonces y pensar en cuántas ganas tenía y cómo me impacientaba.

¿Cómo es la cara norte de Dolores Redondo? ¡No te lo voy a contar! Es de ahí de donde salen las novelas y todo el mundo tiene su cara norte... hasta la persona con más luz que conozcas. Enseñar eso sería pornografía, desnudar el alma. En la vida, se deja subir por ahí a escasas personas porque te deja totalmente vulnerable, podrían destrozarte. Tienes que estar muy seguro de su amor y su lealtad. Tengo que preservarlo porque es el lugar donde el escritor procesa: cuento historias así porque he cribado a partir de ahí.

¿Cuál es el mejor cumplido que le han hecho? Hay dos cosas que da gusto escuchar: ayudar a recuperar la costumbre de leer o a descubrirla, ese es el mejor piropo. Hay temporadas de mucho trabajo o estudios, en la maternidad, por estrés… que dejas de leer. Y cuando vuelves, hasta que encuentras algo que te atrape pues es difícil. Cuando alguien me dice que mis libros le han hecho volver, me encanta. Para mí el fomento de la lectura es fundamental.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento