Los 31.000 desplazados por el conflicto de Osetia del Sur inician el regreso a sus casas

  • Osetia del Sur va camino de la normalidad después de que las acciones militares georgianas y rusas estén llegando a su fin.
  • EE UU habla de "consecuencias adversas" en la relación con Rusia.
  • Rusia lanzó una nueva operación de castigo contra Georgia al destruir las instalaciones del principal puerto comercial georgiano.
Osetia del Sur busca la normalidad tras el conflicto entre Georgia y Rusia. (AGENCIAS).
Osetia del Sur busca la normalidad tras el conflicto entre Georgia y Rusia. (AGENCIAS).
AGENCIAS

Osetia del Sur va camino de la normalidad después de que las acciones militares georgianas y rusas estén llegando a su fin. Por ello, los más de 31.000 desplazados que abandonaron Tsjinvali, la capital de la región, han comenzado a regresar a sus casas, según un comunicado publicado en la página oficial de la administración suroseta.

Por el momento ya han regresado a Osetia del Sur más de 12.000 personas

"Por el momento ya han regresado a Osetia del Sur más de 12.000 personas", señala a su vez el boletín oficial de la agencia rusa encargada de paliar las secuelas del conflicto armado en territorio suroseta. Según datos de la agencia, más de 31.000 personas cruzaron la frontera rusa, de las cuales 25.500 fueron evacuadas, entre ellas más de 7.000 niños.

Los desplazados regresan a sus casas con la esperanza de evitar que sus bienes sean saqueados por los merodeadores que actúan en la zona y contra los que las fuerzas locales aplican las normas para tiempos de guerra.

La mayoría de las casas en Tsjinvali quedaron destruidas en varios días de bombardeos, primero georgianos y después rusos, por lo que el Gobierno de Rusia ha prometido reconstruir la ciudad. En tanto, en el tercer día tras el fin de las acciones militares, los pequeños comerciantes han vuelto a abrir las puertas de sus establecimientos, donde la población puede encontrar los productos que quedan en sus estanterías desde antes de las acciones militares, como medicamentos básicos, soda, té o especias.

Con todo, Rusia lanzó este jueves una nueva operación de castigo contra Georgia al destruir las instalaciones militares y navales en el principal puerto comercial georgiano, Poti, a orillas del mar Negro. Algo que podría complicar aún más las relaciones entre ambos países.

Cerca de 1.500 muertos

Parece normalizarse de esta forma un conflicto que ha podido dejar cerca de 1.500 muertos, según han explicado los líderes separatistas de Osetia de Sur. Todo comenzó cuando la Administración georgiana bombardeó Tsjinvali en unas acciones para "imponer la paz" en la zona, según explicó el primer ministro de Georgia, Vladímir Gurguenidze.

Pero el conflicto deja secuelas políticas. La intervención de Rusia no ha gustado a EE UU que ha advertido de las "consecuencias adversas" que provocará a largo plazo en la relación entre Washington y Moscú. Incluso se está evaluando la posibilidad de impedir la entrada de Rusia en organismos internacionales como la OMC y la OCDE, y excluirla del G8.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento