¿El cigarrillo electrónico sirve para dejar de fumar?: 'Equipo de investigación' desvela las claves de este fenómeno

  • El reportaje pone la lupa en sus efectos para la salud y en las características de este negocio.
  • "Tenemos la grave sospecha de que el vapeador pasivo puede salir perjudicado", avanzan al programa. 
  • En España, aproximadamente un millón de personas fuman cigarrillos electrónicos.
El negocio del cigarrillo electrónico, en 'Equipo de investigación'.
El negocio del cigarrillo electrónico, en 'Equipo de investigación'.
ATRESMEDIA

La nueva entrega de Equipo de investigación (La Sexta), titulada 'El negocio del vapor', se centró este viernes en el fenómeno de los cigarrillos electrónicos: en Estados Unidos se plantea prohibir su uso, pero en Reino Unido se recomienda masivamente. En España, cerca de un millón de personas lo consumen.

Los cigarrillos electrónicos no manchan, no huelen mal y se cargan en 30 minutos. En nuestro país ya hay casi 600 establecimientos que los venden y su facturación supera los 88 millones de euros al año. Pero, aunque los empresarios del sector los ensalcen, los médicos no los recomiendan para dejar de fumar.

Tampoco lo hace el Comité Nacional de Prevención contra el Tabaquismo. Su presidente, Andrés Zamorano, lo explicó al programa: "No se puede considerar que sea una forma para dejar de fumar". También añadió que los "dispositivos de nicotina líquida ni son seguros ni son eficaces". 

Los reporteros se reunieron además con un profesor de Medicina de la Universidad de Zaragoza, Rodrigo Córdoba: "Tenemos la grave sospecha de que que el vapeador pasivo puede salir perjudicado si está expuesto a los vapores de este cigarrillo. Puede tener problemas como el aumento del riesgo de cáncer, problemas cardiovasculares o enfermedades respiratorias", alertó.

El docente consideró que "hay un interés en promocionar el cigarrillo electrónico": "Encuentran muy poco producto tóxico en el vapor, pero es un estudio encargado por una parte interesada, con lo cual es difícil tomar en consideración un trabajo que tiene tantos conflictos detrás de eso. Por ello, algunos de los autores se podrían calificar más que de científicos, de lobistas".

En el monográfico, los reporteros también viajaron a Inglaterra, donde el propio Gobierno promueve el vapeo. Allí hablaron con el director del Sandwell General Hospital, David Carruthers, quien les contó que en este centro, donde se desarrolla un proyecto pionero a nivel internacional, se permite fumarcigarrillos electrónicos. 

Por otro lado, echaron la mirada a Estados Unidos, donde se piensa en prohibir su uso, al existir evidencias de enfermedades y de muertes. De esta manera, conversaron con Glynis Miller, quien vivió el fallecimiento de su marido a causa de una "enfermedad pulmonar": "Le miraron los pulmones y lo que encontraron fue aceite", desveló al equipo de Gloria Serra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento